Mi identidad no se TRANSa | Amnistía Internacional Chile

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

Mi identidad no se TRANSa

20, Oct. 2016

A juicio de Amnistía Internacional, el texto final que se apruebe, cualquiera que sea éste, debe considerar los siguientes estándares mínimos, basados en el derecho internacional de los derechos humanos:

  • Permitir a las personas cambiar su nombre y sus indicadores de género en todos los documentos oficiales emitidos por el Estado, así como los documentos oficiales emitidos por otras instituciones tales como certificados de educación y documentos relacionados con el empleo. Facilitar el cambio de nombre y los indicadores de género en todas las categorías legales, tales como certificados de nacimiento, registro civil, documentos de identidad, pasaportes, certificados educacionales y otros documentos similares.
  • Permitir a las personas que se identifican con un género que no es ni masculino ni femenino, que sus documentos oficiales reflejen su propia identidad de género.
  • Desarrollar procedimientos rápidos, accesibles y transparentes para el reconocimiento legal del género sobre la base de la declaración de la propia persona solicitante. No debe requerirse la inclusión de terceras personas en los cambios de género, tales como padres o cónyuges.
  • Asegurar que el proceso para emitir documentación que refleje la identidad de género de una persona respete su derecho a la privacidad, y que el acceso a su nombre y género anteriores esté limitada.
  • Asegurar que las personas transgénero tengan acceso a tratamientos de reasignación de género, si desean someterse a dicho tratamiento, sin tener que pasar por interferencias o retrasos indebidos de carácter burocrático, financiero, médico, social o político. Los procedimientos de reasignación de género, tales como tratamientos hormonales, cirugía y apoyo psicológico, deben ser accesibles a todas las personas trasngénero, en base al consentimiento informado, y asegurando que estén incluidos en sistemas de seguros de salud y de salud pública.
  • Proteger a las personas transgénero de tratamiento médico forzado o de la obtención de un diagnóstico o monitoreo psiquiátrico no deseado. Si bien algunas personas transgénero están dispuestas a someterse a todos los tratamientos médicos disponibles, incluidos tratamientos quirúrgicos para modificar sus cuerpos de acuerdo con su identidad de género, otras prefieren someterse sólo a algunos, y algunas no buscan tratamiento. En ningún caso, el tratamiento médico para la reasignación de género debe ser un prerrequisito para un reconocimiento legal del género. Se debe asegurar que la esterilización, cirugía genital y/o tratamientos hormonales nunca sean impuestos por el sistema de salud como condición para las personas transgénero puedan hacer su transición y/o se reconozca legalmente su género.

De manera similar, si bien muchas personas transgénero pueden considerar el asesoramiento psicológico como una herramienta útil antes y durante la fase de transición, esto debe ser voluntario para cada persona. Un diagnóstico psiquiátrico obligado puede ser considerado degradante e innecesario para el fin de conseguir el reconocimiento legal de la identidad de género, además de que puede perpetuar la concepción errada de que ser transgénero es un trastorno mental en sí mismo.

  • Asegurar que las personas transgénero disfruten de derechos en el matrimonio y otras formas de unión civil, de acuerdo a su identidad de género. En el caso de personas casadas o en otra forma de unión civil, no se les debe exigir la disolución del vínculo como prerrequisito para hacer un cambio de nombre y género, ni deben verse afectados sus derechos a contraer matrimonio o unión civil con posterioridad al cambio. Asimismo, el cambio de nombre y género no debe ser un impedimento para formar una familia y tener hijos/as, por lo que no es aceptable exigir una esterilización forzada, no debe afectarse los derechos en la custodia de hijos/as existentes ni su posibilidad de solicitar la adopción de hijos/as de acceder a tecnologías de reproducción asistida.

DEFINICIONES BÁSICAS

La identidad de género se refiere a la experiencia profunda, íntima e individual dede cada persona respecto al género, que puede o no corresponderse con el sexo que se le asignó al nacer, incluida la y lo decide libremente, el cambio de su apariencia física o de sus funciones corporales por medios quirúrgicos, médicos u otros) y otra expresión de género, como su forma de vestir, su forma de hablar y sus gestos corporales.

La expresión de género hace referencia a la forma mediante la cual una persona expresa su identidad de género, que puede incluir o no la ropa, el maquillaje, la forma de hablar, los gestos corporales y el tratamiento quirúrgico u hormonal.

Las personas por regla general no experimentan y perciben sus identidades de género con arreglo a un único patrón normalizado. Existen personas cuya identidad de género y/o su expresión de género difiere de las expectativas tradicionales basadas en el sexo físico que se les asignó al nacer. Estas son las llamadas personas transgénero.

 Para volver a la acción online y firmar pincha aquí

 

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate