CARA A CARA CON SU TORTURADOR EN MÉXICO

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

CARA A CARA CON SU TORTURADOR EN MÉXICO

24, Nov. 2015 | Categoría:

Portrait photo of Miriam Isaura Lopez Vargas

De Madeleine Penman, Mexico City, 9 noviembre 2015

Hace unas semanas asistí como observadora a un juicio que se llevó a cabo bajo el nuevo sistema oral, uno de los primeros en el que una sobreviviente de tortura sexual testificó contra el policía que la torturó.

Cristel Piña levanta la mirada para encontrarse con los ojos de su torturador.

“¿Te acuerdas cómo me dijiste que nunca me iba a olvidar de tu cara?”, le pregunta la joven de 25 años.

“Si, me acuerdo”, responde el policía.

“¿Te acuerdas cómo me obligaste a darte sexo oral mientras el otro policía se masturba enfrente mío?”, continúa.

El policía le mira de frente. “No me acuerdo”, responde.

Dos años más tarde, no hay lugar a dudas

Ver este intercambio me dejó con la boca abierta, sentada a unos metros en una sala de audiencias en Ciudad Juárez, en el norte de México.

Cristel, mamá de dos niños pequeños, es una de las primeras sobrevivientes de tortura sexual que participa en el nuevo sistema de justicia oral.

Enfrenta al policía que la torturó hace dos años y quien sigue trabajando en sus funciones desde entonces. Está sentado con una cara solemne ante una juez, confirmando que llevó a cabo el arresto ese día en agosto de 2013.

“Me hiciste mucho daño. Y ahora no te vas a olvidar de mi cara”. Cristel al policía que la torturó

Fue la tarde del 12 de agosto cuando oficiales de la Policía Estatal del Estado de Chihuahua entraron a la casa de Cristel en Ciudad Juárez y la arrestaron junto con su esposo. Los policías golpearon a ambos y abusaron sexualmente de Cristel, quitándole la blusa.

“Vamos a divertirnos, pendeja”, le dijeron.

Cristel fue acusada de extorsión y una vez detenida, obligada a auto incriminarse en cámara de video. Pero tan pronto la llevaron ante un juez, retractó su confesión y denunció su tortura, levantándose el pantalón para enseñar las heridas.

Ni el juez ni el Ministerio Público le dieron seguimiento. Y me alarma escuchar sobre la cadena de servidores públicos que también omitieron actuar, uno tras otro.

“Nadie te va a creer que te golpearon”. El médico a Cristel

Según Cristel, el médico oficial que la examinó hizo énfasis en que no hablara de su tortura. Un doctor de la cárcel le dijo: “Nadie te va a creer que te golpearon”. Cuando Cristel intentó decir a una Ministerio Público lo que los policías le habían hecho, le dijo que esos detalles no venían al caso.

Cada oficial  hizo la vista gorda en cuanto a las lesiones y denuncias de tortura sexual que sufrió Cristel.

Rompiendo el ciclo de impunidad

La historia de Cristel es demasiado común en México, donde la impunidad de la que gozan los agentes del Estado que torturan es casi total. Y está empeorando: mientras las denuncias de tortura se duplicaron entre los años 2013 y 2014, las autoridades no han sido capaces de mostrar una sola consignación que hayan presentado en contra de perpetradores a nivel federal en 2014.

Cristel ha pasado los últimos dos años en prisión, mientras que el hombre que ella denuncia por haberla torturado sigue libre. Finalmente, la semana pasada una juez absolvió a Cristel y concluyó que no había evidencia para condenarla. Podría salir libre en una cuestión de días siempre que la Fiscalía General de Chihuahua no case la sentencia.

“No entiendo porque me pasó todo esto”, me dice Cristel, con lágrimas cayéndole por las mejillas. Me quedo simplemente impactada por su valentía en alzar la voz sobre lo que ha vivido.

México tiene que asegurar que los responsables de los abusos que sufrió Cristel enfrenten la justicia y que ella reciba una reparación integral. Actúa para ayudar a poner fin a la tortura en México y que los torturadores rindan cuentas por sus actos.

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate