DÍA INTERNACIONAL DE LOS DESAPARECIDOS: LAS DESAPARICIONES FORZADAS PERSISTEN EN TODO EL MUNDO

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

DÍA INTERNACIONAL DE LOS DESAPARECIDOS: LAS DESAPARICIONES FORZADAS PERSISTEN EN TODO EL MUNDO

24, Ago. 2016 | Categoría: ,

Artwork by Muhammad, aged 18, son of disappeared Masood Janjua Summary Masood Ahmed Janjua and Faisal Faraz were apprehended during a bus journey to Peshawar on 30 July 2005. Several other persons who had been subjected to enforced disappearances testified to seeing them in detention but state officials denied their detention and any knowledge about their whereabouts. A crucial testimony by former inmate in the same place of secret detention was brought before the Supreme Court but hearing it was repeatedly delayed. Before it could be heard in November 2007, the judges of the Supreme Court were dismissed at the beginning of the emergency period on 3 November 2007, crushing hopes of the relatives of the two men for their recovery. Their whereabouts remain unknown.

Gobiernos de todo el mundo utilizan sistemáticamente las desapariciones forzadas para asegurar su poder y silenciar a la oposición, ha afirmado Amnistía Internacional en vísperas del Día Internacional de los Desaparecidos, que se celebra el 30 de agosto.

“Amnistía Internacional hace campaña sobre cientos de casos de desaparición forzada en todas las regiones del mundo. En este Día Internacional de los Desaparecidos, millones de simpatizantes de nuestra organización en todo el mundo presionarán a los gobiernos que recurren a las desapariciones forzadas para que dejen de usar esta táctica cruel de una vez por todas”, ha afirmado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

Este año, la organización destaca algunos casos de cada una de sus regiones globales.

Oriente Medio y Norte de África: Siria y Egipto

El gobierno de Siria ha sometido a desaparición forzada a decenas de miles de personas desde que comenzó la crisis en el país en 2011. Khalil Matouq, abogado de derechos humanos, fue detenido por las fuerzas de seguridad en Damasco en octubre de 2012 y continúa en paradero desconocido casi cuatro años más tarde. Del mismo modo, desde octubre del año pasado se desconoce el paradero de Bassel Khartabil, ingeniero de software y activista de la libertad de expresión, detenido en marzo de 2012 y trasladado después a una cárcel de Damasco.

En Egipto, el Ministerio del Interior utiliza la desaparición forzada como política para acabar con la disidencia pacífica. Desde principios de 2015, cientos de egipcios, entre los que hay menores de edad, han desaparecido a manos del Estado. La Fiscalía egipcia ha sido cómplice en estas violaciones de derechos humanos, y de forma reiterada se ha abstenido de poner a los responsables a disposición de la justicia. Aser Mohamed, de 14 años, estuvo sometido a desaparición forzada durante 34 días y fue torturado en enero de 2016. Por su parte, Islam Khalil fue secuestrado en su casa en mayo de 2015, y su suerte se ocultó durante 122 días. Los dos se enfrentan a juicio por cargos basados en “confesiones” obtenidas mediante tortura. Si son declarados culpables, Khalil podría ser condenado a muerte, y Aser a un máximo de 15 años de prisión.

América: México

En México hay más de 27.000 personas cuyo paradero se desconoce, según el informe de Amnistía Internacional“Un trato de indolencia”. La respuesta del Estado frente a la desaparición de personas en México, publicado en 2016. El informe examina, entre otros casos, la desaparición de 43 alumnos de la escuela normal de Ayotzinapa en septiembre de 2014 y la crisis de desapariciones en Ciudad Cuauhtémoc, estado de Chihuahua, entre 2009 y 2014. 

Entre las recomendaciones del informe se incluyen la tipificación de las desapariciones forzadas como delitos autónomos en la Ley General sobre Desaparición del país y el reconocimiento de la obligación del Estado de iniciar la búsqueda de las personas cuya desaparición se ha denunciado.

Asia: Pakistán y Laos

Ha pasado más de un año desde que Zeenat Shahzadi, de 24 años, se convirtió en la primera mujer periodista “desaparecida” en Pakistán. No se sabe nada de ella desde el 19 de agosto de 2015. Según su familia, fue detenida por agentes de seguridad poco antes de desaparecer. Su caso está pendiente de resolución en la Comisión de Investigación sobre Desapariciones Forzadas del gobierno, sin que se haya registrado avance alguno.

Cuando Barack Obama se convierta en el primer presidente de Estados Unidos que visita Laos, el mes próximo, debe preguntar: “¿Dónde está Sombath?” En diciembre de 2012, la policía se llevó al activista Sombath Somphone, cuya suerte sigue sin conocerse. Tres años después de los hechos, Amnistía Internacional instó al gobierno laosiano a que estableciera una comisión independiente para averiguar la verdad, afirmando que las investigaciones policiales sobre la desaparición habían sido inadecuadas. Las autoridades tampoco han proporcionado información adecuada a la familia de Sombath sobre el estado de las investigaciones.

Europa: Turquía

Las recientes operaciones de seguridad en el sudeste de Turquía se llevan a cabo fuera del alcance y de las protecciones de la ley. El político kurdo Hurşit Külter, firme defensor del autogobierno para los kurdos de Turquía, desapareció hace casi tres meses, el 27 de mayo, y no se ha vuelto a saber de él desde entonces. Las autoridades locales y las fuerzas de seguridad han negado que esté bajo su custodia, aunque Külter se puso con contacto con su padre poco antes de su desaparición y le dijo que la policía estaba en su casa. Amnistía Internacional siente consternación ante la clara inacción de las autoridades en lo relativo a abrir una investigación inmediata, efectiva e independiente sobre la presunta desaparición forzada.

África: Camerún, Kenia y Zimbabue 

En Camerún, los intentos de las fuerzas de seguridad de acabar con Boko Haram han dado lugar a detenciones arbitrarias, reclusiones, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales. En el extremo septentrional del país, sigue sin conocerse el paradero de al menos 130 personas desde su detención el 27 de diciembre de 2014. Formaban parte de un grupo de más de 200 hombres y niños detenidos ese día por las fuerzas de seguridad en el marco de una operación contra presuntos combatientes de Boko Haram. El 30 de agosto, Amnistía Internacional lanzará una campaña, “Proteger nuestros derechos”, para pedir a las autoridades de Camerún que esclarezcan la suerte de las personas que continúan en paradero desconocido.

En Kenia, las desapariciones forzadas se han convertido en práctica habitual. A pesar de los datos incontestables, las autoridades siguen negando que el problema sea sistémico. Este mes, el Tribunal Superior concluyó que el abogado de derechos humanos Willie Kimani, su cliente Josphat Mwendwa y el taxista de ambos, Joseph Muiruri, cuyos cuerpos se hallaron abandonados en un río en julio, habían sido sometidos a desaparición forzada y después ejecutados por la policía. Amnistía Internacional ha pedido la formación de una comisión judicial de investigación para investigar los casos de desaparición forzada y el establecimiento de un marco para la rendición de cuentas integral y compatible con las normas internacionales de derechos humanos.

La desaparición forzada de personas críticas con el gobierno se ha convertido en práctica habitual en Zimbabue. Cuando ha transcurrido más de un año desde que escribió al presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, en relación con la desaparición del activista Itai Dzamara, destacado crítico de Robert Mugabe, Amnistía Internacional renueva su llamamiento para que el gobierno de Zimbabue establezca una Comisión de Investigación sobre su caso. No se ha vuelto a ver a Dzamara desde el 9 de marzo de 2015. El gobierno no ha respondido todavía.

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate