DINAMARCA: EL PARLAMENTO DEBE RECHAZAR CAMBIOS CRUELES Y REGRESIVOS A LA LEY SOBRE PERSONAS REFUGIADAS

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

DINAMARCA: EL PARLAMENTO DEBE RECHAZAR CAMBIOS CRUELES Y REGRESIVOS A LA LEY SOBRE PERSONAS REFUGIADAS

21, Ene. 2016 | Categoría:

DinamarcaAmnistiaInternacionalLos cambios propuestos a la ley danesa sobre personas refugiadas tendrían un impacto devastador sobre personas vulnerables que, además de ver sus bienes confiscados, tendrían que esperar años para volver a reunirse con sus familiares atrapados en zonas de guerra y campos de refugiados, ha declarado Amnistía Internacional.

El Parlamento danés votará el jueves las reformas propuestas a la Ley de Extranjería, una de las cuales obligaría a esperar tres años a los “refugiados de guerra” para poder solicitar la reunificación familiar. El trámite en sí podría prolongarse después varios años.

“Es sencillamente cruel obligar a unas personas que huyen de un conflicto a hacer una elección imposible: llevarse consigo a sus hijos e hijas y otros seres queridos a viajes peligrosos, incluso mortales, o dejarlos atrás y afrontar una separación prolongada mientras su familia sigue padeciendo los horrores de la guerra”, afirmó Gauri van Gulik, directora adjunta del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“La separación puede tener un impacto devastador en las familias, incluso para su rehabilitación de las experiencias traumáticas y su capacidad para integrarse y adaptarse a la vida en un nuevo país.”

Aunque la propuesta del gobierno danés de confiscar ciertos bienes de las personas refugiadas ha desatado la indignación de la opinión pública, el Parlamento de ese país está tramitando con rapidez otras medidas igualmente trascendentales y regresivas: más restricciones en los requisitos para obtener la residencia permanente, reducciones en la duración de los permisos de residencia permanente y la introducción de tarifas para las solicitudes de reunificación familiar (actualmente 7.000 coronas danesas, aproximadamente 900 euros, por solicitud), así como los gastos de viaje hasta Dinamarca de los familiares.

El gobierno ha seguido adelante con estos planes pese a reconocer que podría violar el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que garantiza el derecho a la vida familiar. La agencia para los refugiados de la ONU (ACNUR) ha advertido también de que estas propuestas podrían violar otros artículos del Convenio Europeo y la Convención sobre los Derechos del Niño. Las medidas —incluidas las reformas aprobadas en noviembre de 2015 que permiten que la policía detenga a solicitantes de asilo y migrantes sin supervisión judicial— son parte del objetivo declarado del gobierno de hacer que Dinamarca sea menos atractiva a la hora de solicitar asilo.

Tras la votación parlamentaria del jueves sobre las últimas reformas, una votación final el 26 de enero las convertiría en ley.

Amnistía Internacional pide a los Estados que presionen a Dinamarca para que cambie su preocupante postura sobre las personas refugiadas cuando sometan a este país al examen público universal de la ONU el jueves.

“La comunidad internacional debe hacer una llamada al orden a Dinamarca, que está iniciando una carrera hacia el abismo. Pese a que este país fue uno de los primeros adalides de la Convención sobre los Refugiados, su gobierno está ahora creando abiertamente obstáculos para el bienestar y la seguridad de las familias refugiadas”, concluyó Gauri van Gulik.

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate