Bahréin: El líder de la oposición Sheikh Ali Salman, condenado ilegítimamente

En respuesta al veredicto del Tribunal de Apelación de Bahréin que anula la absolución del líder de la oposición Sheikh Ali Salman y lo condena a cadena perpetua, la directora de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, Heba Morayef, ha declarado:

“Este veredicto es una burla de la justicia que demuestra los implacables e ilegítimos esfuerzos de las autoridades de Bahréin para silenciar cualquier forma de disidencia. Sheikh Ali Salman es un preso de conciencia detenido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión.»

“Las autoridades de Bahréin deben poner en libertad de forma inmediata e incondicional a Sheikh Ali Salman y anular su sentencia condenatoria y su pena, impuestas por motivos políticos.”

El silencio de la comunidad internacional sobre la incesante represión de la disidencia también debe acabar. En lugar de ignorar las críticas del expediente de derechos humanos de Bahréin, sus aliados políticos deben utilizar su influencia para presionar en favor de la liberación de Sheikh Ali Salman y de todas las personas presas de conciencia en Bahréin.”

Información complementaria

Sheikh Ali Salman es secretario general de la Sociedad Nacional Islámica al-Wefaq (Al Wefaq)disuelta en 2016.

En 2015 fue condenado a cuatro años de cárcel tras un juicio sin garantías por cargos relacionados con los discursos que pronunció en 2012 y 2014 en diversos foros, incluida la Asamblea General de Al Wefaq, en los que hablaba de la constante determinación de la oposición a llegar al poder en Bahréin para hacer realidad las reivindicaciones del levantamiento de 2011 por medios pacíficos y para que los responsables de abusos contra los derechos humanos rindan cuentas. También hacía hincapié en la necesidad de igualdad para todos los bahreiníes, incluida la familia gobernante. Su detención tuvo lugar días después de ser elegido secretario general de Al Wefaq por cuarta vez.

En 2017 comenzó el juicio de Ali Salman por una serie de cargos falsos de intercambio de información de inteligencia que tenían que ver con la grabación de sus conversaciones telefónicas con el entonces primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores del Estado de Qatar en 2011.

Sheikh Ali Salman fue absuelto el 21 de junio de 2018, pero la fiscalía apeló la decisión.