UE: El acuerdo de la nueva legislación de la UE relativa a las grandes empresas es un paso importante, pero no promueve del todo los derechos humanos