Un año después, el “método Bukele” con el que Honduras enfoca la seguridad está poniendo a toda la población en peligro