Líbano: Las personas LGBTI, objetivo del ataque contra las libertades – Leyes represivas, persecución ilegítima

  • Las autoridades libanesas están atacando sistemáticamente los derechos humanos fundamentales de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI).
  • Mientras el país se hunde cada vez más en la crisis, las autoridades reprimen los derechos de las personas LGBTI y permiten que se ejerza contra ellas una violencia sin control.
  • Las autoridades libanesas deben desechar de inmediato las leyes anti LGBTI propuestas y terminar con los actuales ataques contra libertades fundamentales.
©JOSEPH EID/AFP via Getty Images

©JOSEPH EID/AFP via Getty Images

(Beirut, 5 de septiembre de 2023) – Las autoridades libanesas están atacando sistemáticamente los derechos humanos fundamentales de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), ha afirmado hoy la Coalición para la Defensa de la Libertad de Expresión en Líbano, formada por 15 organizaciones libanesas e internacionales.

En agosto de 2023, se presentaron dos propuestas de ley que tipificarían explícitamente como delito las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo y castigarían a quien “promueva la homosexualidad” con hasta tres años de cárcel. La introducción de estas propuestas de ley viene precedida por una serie de incidentes violentos a lo largo del año y una prohibición ministerial de los eventos relacionados con la homosexualidad. Estos ataques tienen lugar mientras se desarrolla una devastadora crisis económica que ha tenido desastrosas consecuencias para los derechos humanos y ha sumido en la pobreza a más del 80% de la población, con especial impacto en los grupos marginados.

“Mientras el país se hunde cada vez más en la crisis, las autoridades reprimen los derechos de las personas LGBTI y permiten una violencia sin control contra ellas”, ha declarado Rasha Younes, investigadora sénior sobre derechos LGBT de Human Rights Watch, organización perteneciente a la coalición. “Las autoridades libanesas deben retirar inmediatamente las leyes anti LGBTI propuestas y terminar con los actuales ataques contra libertades fundamentales.”

Las autoridades libanesas deben salvaguardar los derechos a la libertad de expresión, reunión, asociación, privacidad, igualdad y no discriminación de cualquier persona en Líbano, incluidas las personas LGBTI, señala la Coalición.

Human Rights Watch, al igual que otros miembros de la coalición, ya había documentado los abusos que denuncia este informe, que llevan produciéndose desde 2017, así como ataques recientes contra personas LGBTI en Líbano. Las organizaciones miembros de la coalición analizaron también los vídeos, las publicaciones en redes sociales y los informes oficiales mencionados en este informe.

Aunque en Líbano las relaciones sexuales consentidas entre personas adultas del mismo sexo no están tipificadas explícitamente como delito, y hay una serie de sentencias judiciales emitidas entre 2007 y 2018 que las consideran no ilegales, el artículo 534 del Código Penal castiga “toda relación sexual contra natura” con hasta un año de cárcel. En julio de 2023, nueve parlamentarios presentaron una proposición de ley para derogar el artículo 534, y desde entonces han sido sometidos a una campaña de hostigamiento en Internet por parte de autoridades políticas y religiosas, a causa de la cual uno de ellos ha retirado su firma del documento.

En respuesta, el ministro de Cultura y otro parlamentario han presentado proyectos de ley para tipificar como delito la conducta homosexual y la “promoción de la homosexualidad”, sin definirla.

El 23 de agosto, unos hombres pertenecientes a un grupo autodenominado Soldados de Dios, abiertamente hostil hacia las personas LGBTI, atacaron al público que asistía a un espectáculo drag en un bar de Beirut, golpeando a varias de las personas que intentaban salir del local y amenazando con realizar más actos de violencia contra las personas LGBTI.

Según los informes, las fuerzas de seguridad, que llegaron mientras se producía la agresión, no intervinieron, sino que al parecer interrogaron al dueño y los clientes del bar sobre el tipo de espectáculo que se estaba representando. No se ha detenido a nadie por el ataque.

En junio de 2022, el ministro del Interior en funciones, Bassam al Mawlawi, emitió una directiva ilegal que ordenaba a las fuerzas de seguridad que prohibieran la celebración de eventos a favor del colectivo LGBTI. A pesar de que en noviembre de 2022 la directiva fue suspendida por resolución judicial, Al Mawlawi emitió una segunda directiva por la que se prohibía cualquier “conferencia, actividad o manifestación que tuviera relación con la homosexualidad o que la abordara”.

Desde 2017, las fuerzas de seguridad libanesas han interferido habitualmente en eventos de derechos humanos relacionados con el género y la sexualidad, en ocasiones llegando a prohibir la entrada a personas participantes no libanesas, prohibiciones que fueron anuladas en 2021 por decisión judicial.

Ante esta serie de ataques a derechos fundamentales en un país que en otro tiempo se enorgullecía de aceptar la diversidad, organizaciones de medios de comunicación y la sociedad civil libanesa rechazaron la represión auspiciada por el Estado y se solidarizaron con las personas LGBTI.

El 25 de agosto, 18 organizaciones de medios de comunicación de Líbano emitieron un comunicado conjunto en el que rechazaban la reciente represión de las libertades, incluidos los ataques contra las personas LGBTI, y apelaban a la unidad para combatirla.“[La] demonización de las libertades, en sus diversas formas, con el pretexto de ‘luchar contra la homosexualidad’, afectará inevitablemente a todas las libertades públicas”, afirmaron grupos e individuos.

Reporteros sin Fronteras también condenó las leyes propuestas contra la homosexualidad, en tanto que justificación para reanudar el ataque contra la libertad de los medios de comunicación. El grupo documentó casos recientes de ciberacecho, amenazas e intimidación de periodistas que cubren asuntos de género y sexualidad en Líbano.

El derecho internacional prohíbe la discriminación a la hora de proporcionar protección contra la violencia y acceso a la justicia. En 2021, durante el Examen Periódico Universal en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU de las salvaguardias de derechos humanos de Líbano, el país aceptó la recomendación de revocar el artículo 534 y garantizar los derechos de reunión pacífica y de expresión para las personas LGBTI. La Constitución de Líbano también garantiza la libertad de expresión “dentro de los límites que marca la ley.”

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), ratificado por Líbano en 1972, dispone que toda persona tiene derecho a la libertad de expresión, reunión y asociación, sin discriminación..

“Lejos de servir al interés público, el gobierno libanés está socavando derechos básicos al no aprobar reformas económicas y legales urgentes”, afirmó Wadih al Asmar, presidente del Centro Libanés de Derechos Humanos (CLDH), miembro de la coalición. “Los derechos LGBTI son derechos humanos fundamentales y reprimirlos como excusa para mantener marginada a una parte de la sociedad bajo el falso pretexto de lo que se denomina moral pública va en detrimento de los derechos humanos de todas las personas.”

Encontrarán una información y un análisis más detallados aquí: https://www.amnesty.org/es/documents/mde18/7168/2023/en/