LO ÚLTIMO - Amnistía Internacional Chile

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

¿FUNCIONA MI TELÉFONO CON TRABAJO INFANTIL?

13, Jun. 2016 | Categoría: ,

TRABAJOINFANTILAPPLEAMNISTIAINTERNACIONALTras las brillantes pantallas de nuestros teléfonos inteligentes se oculta un secreto que los fabricantes de teléfonos preferirían ignorar.

Entra en cualquier tienda de teléfonos de gama alta y encontrarás todas las características del mercado de tecnología de lujo: superficies brillantes, líneas depuradas, pantallas impecables.

Nada que ver con el polvo tóxico que inhalan los niños y niñas al extraer el cobalto que hace funcionar las baterías de las que dependen nuestros teléfonos y otros dispositivos electrónicos portátiles.

Estos niños y niñas mineros, algunos de tan sólo siete años, viven en la República Democrática del Congo (RDC), en el centro de África. Puesto que más de la mitad del cobalto del mundo procede de la RDC, que una quinta parte la extraen mineros artesanales (o informales), y que en el sur del país, donde se extrae el cobalto, trabajan unos 40.000 niños y niñas, es muy posible que nuestro teléfono contenga trabajo infantil.

Sin embargo, los fabricantes de teléfonos —marcas globales entre las que se encuentran Apple o Samsung se niegan a decirnos si sus cadenas de suministro de cobalto están empañadas por el trabajo infantil. Tienen el deber de hacerlo, de comprobar y abordar esta cuestión en sus cadenas de suministro, y dar así ejemplo al resto del sector.

Todos estamos de acuerdo en que nuestros teléfonos son imprescindibles, pero no podemos prescindir de los derechos de los hombres, mujeres, niños y niñas cuyo trabajo los hace funcionar.

Niños y niñas mineros

UNICEF calcula que unos 40.000 niños y niñas trabajan como mineros artesanales en el sur de la RDC, muchos de ellos extrayendo cobalto. Algunos mineros artesanales utilizan cinceles y otras herramientas de mano para cavar agujeros de decenas de metros de profundidad, a menudo sin permiso de ningún tipo. Otros suben a mano hasta la superficie piedras ricas en cobalto. Aunque conocimos a un niño que había bajado a los pozos, la mayoría de los niños y niñas mineros trabajan en la superficie, examinando los escombros y las piedras en busca de fragmentos de mineral que luego clasifican y lavan.

Ya bajen a los agujeros —que no están apuntalados y corren peligro de derrumbarse— o se dediquen a clasificar y buscar entre las piedras descartadas, los peligros son numerosos.

Muchos de los niños y niñas con los que hablamos nos dijeron que enferman con frecuencia. La inhalación de polvo de cobalto puede causar fibrosis pulmonar, una enfermedad potencialmente mortal. El contacto del cobalto con la piel puede causar dermatitis, un sarpullido crónico. Sin embargo, ni los niños y niñas ni los demás mineros tienen máscaras ni guantes con los que protegerse.

Los niños y niñas nos dijeron que soportaban largas jornadas —de hasta 12 horas diarias— de trabajo en las minas, levantando enormes cargas de entre 20 y 40 kg por uno o dos dólares estadounidenses por jornada. Muchos no tenían nada que comer en todo el día. Paul, de 14 años, que empezó en la minería a los 12 y hacía trabajo subterráneo, nos contó que a menudo “pasaba 24 horas allí abajo, en los túneles. Llegaba por la mañana y me marchaba a la mañana siguiente”.

Vulnerables y víctimas de explotación

Muchos de los niños y niñas trabajan para poder ir a la escuela. Aunque, por ley, la educación primaria es gratuita y obligatoria en la RDC, la falta de financiación por parte del Estado provoca que las escuelas cobren a los padres para cubrir costes como el salario de los docentes y los libros. Estos costes oscilan entre los 10 y los 30 dólares estadounidenses al mes: más de lo que la mayoría puede permitirse.

De los niños y niñas con los que hablamos, los que iban a la escuela trabajaban 10 o 12 horas durante el fin de semana y las vacaciones escolares, y trabajaban también antes y después de la jornada escolar.

Varios niños y niñas habían sido golpeados o habían presenciado cómo eran golpeados otros por guardias de seguridad cuando entraban en tierras pertenecientes a otras empresas mineras. A los niños que recogían, clasificaban, lavaban, trituraban y transportaban los minerales los comerciantes les pagaban por saco. Al no tener manera de saber el peso del saco o la calidad del cobalto que habían recogido, los niños tenían que aceptar lo que los comerciantes quisieran pagarles, y quedaban así expuestos a la explotación.

La participación de niños y niñas en la minería está ampliamente reconocida como una de las peores formas de trabajo infantil. Los gobiernos tienen el deber legal no sólo de impedirla, sino de eliminarla por completo. Y los fabricantes de productos tienen el deber de comprobar si hay trabajo infantil en sus cadenas de suministro, abordarlo cuando lo descubran, corregirlo y hacer públicas las medidas que han tomado.

Ayúdanos a convencer a Apple de que haga lo correcto

De las grandes marcas potencialmente vinculadas a los abusos contra los derechos humanos identificadas en nuestro informe, Apple es, con mucho, la que obtuvo mayores beneficios en 2015: nada menos que 53.000 millones de dólares. También es una voz influyente en el sector, y es por eso por lo que queremos que haga lo correcto y abra el camino para que los demás lo sigan. Tuitea nuestro GIF a Tim Cook, consejero delegado de Apple.

Actúa hoy. Ayúdanos a convencer a Apple de que dé un valiente ejemplo diciendo a los consumidores lo que ha hecho para comprobar y abordar la cuestión del trabajo infantil en su cadena de suministro de cobalto.

 

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate