LO ÚLTIMO - Amnistía Internacional Chile

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

Jason Day

9, May. 2014

Esta es la carta que recibimos de Jason Day:

Gracias,

Porque a pocos minutos del 14 de febrero, el día en que mil millones de personas en el mundo nos pondremos de pie y bailaremos masivamente en calles y plazas para exigir que se termine de una vez por todas la violencia contra mujeres y niñas, ha quedado demostrado lo grandes que somos cuando nos unimos por una misma causa.

Tenemos organizadas y esperando a que se activen en solo unas horas, 26 acciones a nivel nacional, hemos conseguido que las principales instituciones del estado, se pongan de pie y asuman un compromiso como nunca antes ha ocurrido. Ellos, las autoridades locales, incluso antes de llegar al 14 de febrero, han comprendido la dimensión de nuestro llamado de atención: ya entendieron que esta enorme manifestación pacífica reclama una solución integral y de inmediato.

No hemos llegado aun al 14 de febrero y ya hemos logrado nuestro objetivo: somos una prioridad. Lo somos para los medios, para las autoridades y para la ciudadanía.

Lo hemos conseguido porque, incluso en tiempos de profunda polarización como los que vivimos ahora, nos sabemos más grandes que las circunstancias que nos dividen, reconocemos que tenemos una enorme deuda pendiente con millones de mujeres maltratadas por nosotros mismos, por la manera como hemos decidido seguir viviendo: o aplicando violencia, siendo abusivos, irrespetuosos, insensibles; o, callando, volteando la cara, siendo indiferentes al dolor de una mujer que llevará siempre una cicatriz mal curada en el alma.

Desde el 14 de febrero tenemos la oportunidad histórica de caminar en otra dirección, de comenzar a vivir conscientes de esta enorme crisis humanitaria. Y de comprometernos a hacer todo lo que esté en nuestras manos por acabar con ella.

Para que Rosita, de 9, no sienta esa angustia cada mañana al ir al colegio porque ese profesor no la va a volver a obligar a bajarse el calzón frente a él en el recreo.

Para que Fernanda, de 12, no tenga miedo de salir sola de su casa porque desde esa construcción no le volverán a preguntar entre risas si sigue siendo virgencita.

Para que Soledad, de 36, no piense que su trabajo, con lo que mantiene a sus dos hijos, está en riesgo si no acepta ponerse de rodillas y bajarle el pantalón a su jefe.

Para que Ana Maria, de 56, pueda por fin liberarse de esos monstruosos recuerdos de su padrastro abusando de ella desde los 11 años, cada vez que intenta conectar con su propia sexualidad.

Yo, me comprometo a luchar con toda mi energía, recursos y determinación, para que la violencia acabe. Quiero y sé que podemos vivir mejor.

En pocas horas, habremos dado el primer paso.

Gracias y a bailar!

Jason Day

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate