LO ÚLTIMO - Amnistía Internacional Chile

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

LOS LÍDERES MUNDIALES DEBEN INTENSIFICAR LOS ESFUERZOS PARA CONCLUIR UN ACUERDO SÓLIDO Y BASADO EN PRINCIPIOS SOBRE LAS PERSONAS REFUGIADAS Y MIGRANTES

1, Ago. 2016 | Categoría: ,

MigrantesAmnistiaInternacionalLa Cumbre de la ONU sobre Personas Refugiadas y Migrantes, que se celebrará el próximo 19 de septiembre, ha sido convocada para hacer frente a uno de los mayores desafíos globales de nuestra época: proteger y prestar asistencia a millones de personas en movimiento que buscan seguridad y dignidad.

Más de 20 millones de hombres, mujeres, niños y niñas se han visto obligados a cruzar fronteras internacionales por causa de los conflictos, la violencia y la persecución.

Junto a ellos, millones de personas también se ven obligadas a desplazarse por falta de medios de vida, alimentos, agua o seguridad en sus lugares de origen, y también, cada vez con más frecuencia, por el cambio climático y los desastres medioambientales. Muchas de estas personas son vulnerables en su desplazamiento: se ahogan en el mar, mueren o son víctimas de brutalidad y explotación. Y aunque las personas refugiadas y migrantes logren desplazarse o llegar en condiciones de seguridad, a menudo Son recibidas con miedo, xenofobia, violencia y criminalización, y sufren graves violaciones de sus derechos humanos, incluidos malos tratos a manos de funcionarios del Estado, detención arbitraria y negación de acceso a servicios básicos. Al mismo tiempo, muchos países, en particular países de ingresos medios y bajos, han acogido a millones de personas refugiadas que huían de la violencia, y en todo el mundo hay innumerables actos de solidaridad y apoyo hacia las personas en movimiento.

La comunidad internacional ya ha asumido antes su responsabilidad de proteger a las personas, y debe hacerlo de nuevo ahora.

En el pasado, el mundo se esforzó para cooperar en busca de soluciones concretas.

El 28 de julio se conmemora el 65 aniversario de la adopción de la Convención sobre los Refugiados de 1951 para proteger a las personas refugiadas después de la Segunda Guerra Mundial.

El mundo necesita más cooperación y soluciones, no menos, para todas las personas en movimiento.

La Cumbre es una oportunidad para que el mundo encuentre soluciones efectivas y duraderas. Esta semana tienen lugar las negociaciones para los documentos finales de la Cumbre, y los líderes mundiales deben aprovechar esta oportunidad única para mostrar un liderazgo basado en principios y acordar un documento final digno de esta causa.

Decenas de miles de personas en todo el mundo quieren que sus gobiernos así lo hagan, y todas las grandes religiones abrazan la tradición de conceder protección a quienes están en peligro. El 80 por ciento de las personas que respondieron al Índice de Bienvenida a los Refugiados de Amnistía Internacional dijeron que aceptarían en su país a las personas que huyen de la guerra o la persecución. Muchos miles de personas se han unido al llamamiento de Oxfam a los gobiernos para que compartan de manera justa la responsabilidad, en un mundo en el que los países en desarrollo acogen al 86 por ciento de las personas refugiadas del mundo, y la petición de Save the Children de un nuevo acuerdo sobre las personas refugiadas, en particular que ningún niño o niña refugiado debe estar sin recibir educación durante más de un mes.

Las soluciones son posibles, tanto para las personas refugiadas y migrantes como para sus sociedades. El mundo debe intensificar el reparto de la responsabilidad, no el traspaso de la responsabilidad.

Nosotros, las ONG abajo firmantes, creemos que la Cumbre sobre Personas Refugiadas y Migrantes puede aportar cambios fundamentales para los millones de personas y las sociedades que los necesitan. Sin embargo, nos preocupa profundamente el hecho de que los líderes no estén mostrando la voluntad política necesaria.

La prueba del éxito será si el Documento Final definitivo de los gobiernos:

  1. Promueve e implementa el derecho y las normas de derechos humanos y de derecho de los refugiados existentes en lo relativo a la protección de todas las personas en movimiento, con especial atención a las necesidades y vulnerabilidades específicas de los niños y niñas, y los derechos humanos de las personas internamente desplazadas, refugiadas y migrantes, sin tener en cuenta su situación ni, en el caso de los menores de edad, la situación migratoria de sus progenitores.
  2. Se compromete a desarrollar un sistema global que garantice que los gobiernos comparten la responsabilidad de acoger, proteger y prestar asistencia a las personas refugiadas, una proporción justa de tales admisiones para cada país, y establece acciones concretas para lograrlo y se compromete a ponerlas en práctica.
  3. Respalda el desarrollo de principios y directrices para la protección y asistencia esenciales a las personas migrantes vulnerables, en movimiento y en las fronteras.
  4. Reconoce explícitamente las obligaciones contraídas en virtud de los tratados internacionales y regionales de derechos humanos en lo relativo a proteger los mejores intereses de los niños y niñas y poner fin a la práctica de detener a menores debido a su situación migratoria o la de sus progenitores.
  5. Establece una hoja de ruta clara, para un proceso inclusivo, a fin de elaborar un marco basado en normas sobre migración segura, ordenada y regular que habrá de adoptarse en 2018, y que incluya la ampliación de los canales para la migración laboral en todos los niveles de cualificación, la reagrupación familiar, la educación y programas de regularización.

Las organizaciones de la sociedad civil también deben estar más a la altura del desafío de este movimiento sin precedentes de personas, en asociación con los gobiernos y con las personas refugiadas y migrantes y las sociedades en todo el mundo. Esto es lo que queremos conseguir.

Un resultado que no haga más que repetir compromisos ya existentes –o peor, rebajarlos– no podrá considerarse un éxito. Instamos a los Estados miembros a aprovechar esta oportunidad sin precedentes.

Firmantes:

Alianza Americas

Amnistía Internacional

Asylum Access

Care International

Caritas Internationalis

Center for Migration Studies

Church World Service

Consejo Danés para los Refugiados

HIAS, Organización Hebrea de Ayuda a Inmigrantes y Refugiados

Human Rights Watch

Comisión Internacional Católica de Migraciones

Coalición Internacional sobre la Detención de Refugiados, Solicitantes de Asilo e Inmigrantes

Comité Internacional de Rescate

Kids in Need of Defense

National Network for Immigrant and Refugee Rights

NGO Committee on Migration

Consejo Noruego para los Refugiados

Oxfam

Save the Children

Red Internacional de Migración Scalabrini

Aldeas Infantiles SOS

Federación Luterana Mundial

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate