LO ÚLTIMO - Amnistía Internacional Chile

Amnistía Internacional Chile

Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.

LOS PRIMEROS CIEN DÍAS DE TRUMP – CIEN AMENAZAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS Y CÓMO ESTAMOS CONTRAATACANDO

25, Abr. 2017 | Categoría: , ,

Cuando el gobierno del presidente Donald Trump está a punto de cumplir 100 días, Amnistía Internacional ha elaborado una lista de 100 maneras en que ha tratado de amenazar los derechos humanos en Estados Unidos y en el mundo, en ocasiones con éxito y en ocasiones encontrándose con el bloqueo de un poderoso y creciente movimiento de resistencia.

Cierre de fronteras y prohibición de entrada a las personas refugiadas

  1. Trump está impidiendo la entrada en Estados Unidos de las personas refugiadas, lo que ha dejado a algunas atrapadas en la violencia de la que tratan de huir: La prohibición de entrada a los musulmanes de Trump suspende también la admisión de personas refugiadas durante 120 días. Refugiados y refugiadas que llevan años esperando y que han pasado por el proceso de verificación de antecedentes se encontrarán con que han caducado sus comprobaciones de antecedentes, lo que les obligará a someterse de nuevo a todo el proceso, prolongando el tiempo que están en peligro y separados de sus familias. Para las personas más vulnerables, eso podría ser una condena a muerte.
  1. La prohibición también demoniza a las personas refugiadas como delincuentes y simpatizantes del terrorismo: La prohibición está basada en premisas falsas sobre la inseguridad del sistema de acogida de personas refugiadas. Éstas no pueden elegir dónde van a ser reasentadas. Estados Unidos selecciona a las que va a reasentar en su territorio. Las personas elegidas pasan por un proceso de entre 18 y 24 meses en el que múltiples agencias de inteligencia y encargadas de hacer cumplir la ley, como el FBI, el Departamento de Seguridad Nacional y el Centro Nacional de Lucha Antiterrorista, verifican sus antecedentes. Si el gobierno estadounidense no sabe quién es una persona, no la admite. Es así de simple.
  1. Y deja abandonadas a 47.000 personas refugiadas en situación de extrema vulnerabilidad: Cuando se reanude el programa de admisión de personas refugiadas —si es que se reanuda—, la orden ejecutiva reduce el número de admisiones para el ejercicio de 2017 de 110.000 a 50.000 personas. Este año Estados Unidos ha reasentado ya a más de 36.000 personas refugiadas. Por tanto, durante el presente ejercicio se admitirá únicamente a 14.000 más, cuando se reanude el programa (si es que se reanuda), pero hay más de 61.000 personas refugiadas que ya están sometiéndose a la rigurosa verificación de antecedentes para ser admitidas antes de que finalice septiembre de 2017. El coste en vidas humanas es brutal: 47.000 personas refugiadas en situación de extrema vulnerabilidad quedarán abandonadas. Este drástico recorte de las admisiones costará vidas humanas.
  1. Al mismo tiempo que provoca un posible efecto dominó en las admisiones de personas refugiadas en el mundo: Estados Unidos es el mayor país de reasentamiento de población refugiada del mundo. El año pasado, reasentó a 85.000 personas y este año estaba en proceso de reasentar a 110.000. En el mundo hay sólo 28 países que conceden el reasentamiento. Cerrar la puerta a las personas refugiadas animará a otros países a cerrar también sus fronteras.
  1. Las personas menores de edad que huyen de la terrible violencia en Centroamérica estarán en peligro: La vida de miles de jóvenes de Centroamérica corre peligro tras la suspensión del programa para Menores de Centroamérica (CAM), que permite que éstos soliciten protección como refugiados en su país de origen y garantiza que los menores no acompañados no corren más riesgos cuando huyen solos a Estados Unidos para solicitar asilo.

 

  1. Y las mujeres que huyen de algunos de los peores conflictos y de los mayores niveles de violencia del mundo sufrirán enormes consecuencias: Las mujeres y niñas refugiadas y solicitantes de asilo corren un enorme riesgo de sufrir violencia de género, y muchas solicitantes de asilo huyen precisamente de este tipo de violencia. El acoso y la explotación que sufren las mujeres y niñas en su viaje a la seguridad son aún peores porque no tienen adonde ir en busca de ayuda, protección o justicia.

 

  1. También se abandona a los intérpretes iraquíes: Aunque la segunda orden ejecutiva elimina Irak de la lista de países afectados por la prohibición, las personas procedentes de ese país que han solicitado la condición de refugiado no podrán entrar en Estados Unidos debido a la suspensión de 120 días de la admisión de refugiados. Esto afecta a muchos iraquíes que trabajaron con las fuerzas armadas estadounidenses sobre el terreno en Irak.
  1. Estados Unidos incumple sus compromisos internacionales sobre la protección de los derechos humanos de las personas refugiadas: Con la prohibición de entrada en el país de determinadas personas, Estados Unidos incumple su obligación de ofrecer acceso al asilo contraída en virtud del Protocolo de 1967 a la Convención sobre los Refugiados, que se incorporó a la legislación estadounidense con la Ley sobre Refugiados de 1980. También incumple el principio de no devolución (non-refoulement) previsto en la Convención contra la Tortura, codificado en el derecho estadounidense en 1998 para prevenir la devolución de personas a un país donde estén expuestas al peligro o a la persecución.

 

  1. Y el gobierno de Trump está recortando los fondos de emergencia para personas refugiadas: La solicitud presupuestaria para 2018 elimina la Cuenta de Ayuda de Emergencia para Refugio y Migración (ERMA), una válvula de seguridad para crisis humanitarias imprevistas y urgentes que se viene empleando para Siria, Sudán y Malí.
  1. Y las personas refugiadas en Estados Unidos que creían haber encontrado la seguridad viven ahora —otra vez— con miedo: Personas como Amal Eltaib, trabajadora de Whole Foods y refugiada, que contó su historia a Amnistía Internacional, dicen que la prohibición de la entrada de refugiados ha tenido repercusiones en las comunidades de refugiados de Estados Unidos. “Creíamos que ya habíamos alcanzado nuestro sueño”, dijo, recordando cómo encontró un hogar en Estados Unidos. “Por nuestros hijos e hijas, ya no teníamos miedo, sólo esperanza. Ahora todos tenemos miedo.”
  1. Se niega la entrada en Estados Unidos a quienes huyen de la violencia: Aunque el presidente Obama también aplicó enérgicamente la ley en materia de migración, el presidente Trump ha permitido que el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) sea aún más negligente con los derechos de los cientos de miles de personas que cruzan la frontera desde México en busca de seguridad huyendo de la violencia en sus países de origen, como El Salvador, Guatemala y Honduras. Quienes acatan la legislación estadounidense y se presentan en un punto de entrada para pedir asilo son devueltos.

 

  1. Y ahora es aún más peligroso cruzar la frontera de Estados Unidos con México: Las personas que buscan asilo son devueltas y obligadas a esperar una oportunidad para solicitar de nuevo la entrada o a encontrar otra forma de cruzar la frontera, a menudo con la ayuda de pasadores. Cárteles y bandas se aprovechan de las personas migrantes que están esperando entrar en Estados Unidos, lo que las hace vulnerables a secuestros y agresiones sexuales. En lugar de disuadir a las personas de hacer un viaje peligroso, el gobierno está exponiéndolas a riesgos mayores.
  1. Las personas que solicitan asilo son tratadas como delincuentes. Las que consiguen entrar son detenidas y a menudo se les niega la libertad bajo fianza o la libertad condicional, por lo que pasan meses privadas de libertad sólo por pedir protección.
  1. Y es aún más difícil tener siquiera la oportunidad de solicitar asilo: La expulsión acelerada —una forma de deportación sumaria— se podría usar en cualquier lugar del país hasta un máximo de dos años después de la llegada de una persona migrante no autorizada. Aunque en teoría este procedimiento permite que la persona afectada solicite asilo, los problemas del sistema abundan, vienen de lejos y están bien documentados, y la ampliación de su uso propiciará los abusos contra los derechos humanos, como el uso de perfiles raciales.

 

  1. Al mismo tiempo, sigue siendo difícil obtener asilo incluso para quienes logran plantear su caso: Quienes solicitan asilo dentro del procedimiento de expulsión acelerada deben demostrar que tienen un “temor creíble” o un “temor razonable” de sufrir persecución o tortura para poder exponer su caso ante una corte de inmigración. La nueva política restrictiva de Trump sobre la aplicación de la expulsión acelerada hace más difícil llegar al siguiente paso del trámite de solicitud de asilo. Las revisiones de la administración son incompatibles con la legislación estadounidense y exponen a las personas al riesgo de ser devueltas a un daño mortal.
  1. Ahora los pasadores de fronteras se aprovechan de la desesperación de la gente: Los pasadores han subido enormemente sus tarifas desde la elección de Trump. El secretario de Seguridad Nacional John Kelly anunció hace poco que desde noviembre de 2016, la tarifa que cobran los contrabandistas de personas en algunas zonas de la frontera suroccidental de Estados Unidos ha subido de 3.500 dólares estadounidenses a 8.000. Al no reconocer la crisis de refugiados en Centroamérica, las medidas de control fronterizo de Trump están dando más poder a los grupos delictivos y exponiendo a más daños a personas sumamente vulnerables.

 

  1. Trump ha despojado a las personas no ciudadanas de las salvaguardias de la Ley sobre Protección de la Intimidad, lo que tiene enormes repercusiones para quienes solicitan asilo: Estas salvaguardias existen desde hace decenios, y el cambio de política hace que, sin ninguna lógica, los y las solicitantes de asilo puedan tener más dificultades para acceder a sus propios expedientes y para solicitar las correcciones necesarias para que se apruebe su solicitud. También hace más fácil que el gobierno acceda a información que está en manos de diversas agencias federales y trate de hacerla pública, lo que podría servir para denigrar a comunidades de inmigrantes.

 

  1. Las políticas de Trump podrían dejar a 80.000 personas —entre las que hay familias que huyen de la violencia— atrapadas en centros de detención para inmigrantes: Las órdenes y propuestas presupuestarias sobre inmigración de Trump para los ejercicios de 2017 y 2018 sientan las bases para un auge de la detención de inmigrantes que afectaría también a quienes solicitan asilo. Una orden prevé la detención obligatoria de cualquier persona que cruce la frontera sin autorización y redobla el número de agentes del Servicio de Aduanas y Control de Fronteras. Todo esto exige muchos más centros de detención. Las propuestas presupuestarias actuales financiarían más de 45.700 camas al día, con la amenaza de aumentarlas a 80.000.

 

  1. El secretario de Seguridad Nacional John Kelly amenazó con separar a las familias en la frontera: El secretario Kelly se vio obligado a retirar una propuesta de separar a las familias en la frontera por la que se llevaría a las personas menores a albergues y a los progenitores a centros de detención, alegando que su finalidad era disuadirlos de hacer un viaje peligroso. Posteriormente, tras las presiones de varios grupos, Amnistía Internacional entre ellos, se comprometió a no separarlas.

 

  1. El gobierno ha declarado la guerra a los menores no acompañados: El gobierno quiere retirar las protecciones previstas en la Ley de Renovación de la Autorización de la Protección a las Víctimas de Tráfico a los y las menores no acompañados. Esto significa que pueden ser expulsados en cuestión de días tras su llegada si no dicen las palabras adecuadas al CBP.

 

  1. Y a sus progenitores: El gobierno también amenaza con acusar a padres y madres de contrabando criminal si pagan a alguien para que lleve a su hijo o hija no acompañado a Estados Unidos. Los progenitores podrían ser detenidos por contrabando de personas cuando recojan a sus hijos o hijas de los centros gestionados por el gobierno.

 

  1. Lo que posiblemente podría derivar en la creación de campos de refugiados en la frontera sur: Toda persona que solicite asilo en la frontera se verá obligada a esperar en México mientras una corte de inmigración estadounidense resuelve su petición. Esto podría llevar a la creación de campos de refugiados en el lado mexicano de la frontera sur, donde estas personas estarían expuestas a sufrir abusos y explotación a manos de grupos delictivos y de las autoridades locales.
  1. El muro fronterizo propuesto por Trump atentará contra los derechos de las comunidades indígenas y dañará el medio ambiente: Las comunidades de pueblos indígenas que viven a caballo entre Estados Unidos y México, como las de la nación Tohono O’odham, quedarán separadas permanentemente de sus lugares religiosos y culturales, así como de los miembros de la comunidad que viven en el lado mexicano de la frontera. Esto podría violar el artículo 36 de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. El muro también podría tener un impacto negativo en el medio ambiente —que varía desde el valle del Río Grande, en Tejas, al desierto de Sonora, en Arizona— y violar tratados firmados con México.

 

  1. Al mismo tiempo que también bloquea el acceso al asilo: El muro propuesto por Trump dificultará el acceso al asilo, representando otro obstáculo más para quienes buscan protección de la violencia mortal.

 

  1. Y crea un símbolo que alentará a otros países a cerrar sus fronteras: Desde Australia hasta Hungría, pasando por Italia, estamos presenciando una oleada contraria a la inmigración que ha desembocado en el cierre de las fronteras a quienes solicitan asilo, gobiernos que detienen a personas refugiadas y solicitantes de asilo en centros de ultramar y la devolución de estas personas a países donde corren peligro. Ahora, a pesar de los intentos de la Comisión Europea de distanciarse de las políticas de Trump, la Comisión está siguiendo el mismo camino al proponer la detención de casi todas las personas “inmigrantes en situación irregular”—menores incluidas– antes de devolverlas a sus países de origen.

 

  1. Trump ha dado más poder a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) sin una supervisión adecuada: La ICE tiene un largo historial de detención e incluso deportación de personas que han solicitado la ciudadanía —en algunos casos, incluso de ciudadanos estadounidenses— y sus redadas suelen basarse en criterios raciales. Las personas inmigrantes aprehendidas en las redadas podrían no tener la oportunidad de solicitar asilo u otras formas de protección y ser deportadas a países donde serán sometidas a abusos graves contra los derechos humanos.

 

  1. La mayor discrecionalidad del CBP en la frontera también pone en peligro a los ciudadanos y ciudadanas estadounidenses: Entre las órdenes ejecutivas de Trump y la retórica sobre la inmigración de su gobierno, los agentes del CBP tienen más poderes que nunca. Ya hemos visto devoluciones sin el debido procedimiento en la frontera sur y el caos desatado en los aeropuertos por la primera prohibición de entrada a los musulmanes. Las órdenes ejecutivas sobre inmigración de Trump sólo aumentarán la probabilidad de que los agentes del CBP violen los derechos de las personas inmigrantes y de las ciudadanas con mayor impunidad aún.
  1. Y ha hecho que las comunidades que viven junto a la frontera sean sometidas a identificaciones y registros por motivos raciales: A pesar del riesgo mayor de que se usen criterios raciales en la frontera, las autoridades no han evaluado los informes ni han hecho nada al respecto.
  1. Y ahora se anima a la policía local a actuar como la patrulla de fronteras: El programa 287g que Trump espera reforzar anima a la policía local a actuar como agentes de inmigración federales sin el adiestramiento adecuado y sin garantías de que las personas afectadas podrán solicitar asilo.

 

  1. Las dos órdenes ejecutivas de Trump de prohibición de entrada a las personas procedentes de ciertos países de mayoría musulmana intentaban incorporar el fanatismo a la legislación: En cambio, la prohibición de entrada a los musulmanes estimuló un nuevo movimiento. Tras las protestas que estallaron en todo el país por la imposición de la prohibición de entrada a personas procedentes de seis países de mayoría musulmana, el gobierno de Trump se vio obligado a ponerse a la defensiva, rescindiendo la primera orden y emitiendo una segunda que está actualmente en los tribunales.

 

  1. Aunque sigue siendo peligroso volar para las personas musulmanas: A pesar de que los tribunales han bloqueado la prohibición de entrada a los musulmanes, siguen llegando informes sobre personas a quienes les preguntan por su religión y sus opiniones políticas en los aeropuertos. Eso ha afectado a ciudadanos como Muhammed Ali Jr.
  1. Y a pesar de los tribunales, se divide a familias: La constante batalla judicial alimenta la ansiedad de miles de personas. Una mujer cuyos hijos huyeron de Yemen pero ahora están bloqueados en Yibuti dijo a Amnistía Internacional que vive con “miedo constante.” El Congreso debe intervenir y anular la prohibición definitivamente.
  1. Y se disuade a las personas de estudiar en Estados Unidos: No sólo se ven afectados los y las estudiantes de los países a incluidos en la prohibición: otros están preocupados por un clima de xenofobia que les haría sentirse inseguros si fueran a estudiar a Estados Unidos.
  1. Y hay personas que no pueden obtener la atención médica que necesitan: Miles de personas viajan a Estados Unidos cada año para obtener atención médica. Entre ellas hay víctimas de guerras en los países afectados por la prohibición de viajar —niños y niñas heridos en atentados con coche bomba o expuestos a enfermedades graves debido al uranio empobrecido— que ahora no pueden recibir tratamiento médico urgente.

 

  1. Como ya hemos visto con Irán, no se puede ignorar el efecto dentro de nuestras fronteras: Cientos de miles de iraníes han huido a Estados Unidos en los últimos decenios. Muchos son críticos con el gobierno iraní. Pero, puesto que Irán está en la lista de países afectados por la prohibición de entrada en Estados Unidos, algunos iraníes temen ser devueltos. “Nunca podré volver a sentirme segura y eso es terrible”, dijo una iraní titular de la tarjeta verde a The Intercept.

Acoso y violencia motivados por el odio

  1. El temor y la incertidumbre para las personas estadounidenses musulmanas continúan, mientras el clima de odio persiste y aumentan las denuncias de crímenes de odio: Aparentemente, la prohibición de entrada a los musulmanes de Trump y la retórica incendiaria han impulsado la conducta y las actitudes antimusulmanas. El CAIR informa de que en los primeros tres meses, se duplicaron los ataques contra mezquitas. Hay un impresionante número de informes, en todo el país, sobre actos de acoso y violencia contra personas musulmanas o consideradas musulmanas.

 

  1. La Casa Blanca ha restado importancia a los informes de acoso y violencia motivados por el odio contra comunidades musulmanas, judías y otras. Ante las preguntas sobre informes de violencia motivada por el odio y grupos antimusulmanes, el secretario de Prensa de la Casa Blanca Sean Spicer ha dudado y titubeado en reiteradas ocasiones. En lugar de condenar y comprometerse a investigar, el gobierno de Trump está contribuyendo a un clima de impunidad para la violencia motivada por el odio. Pero en una concesión a la preocupación y las críticas de la opinión pública, Trump condenó los crímenes de odio durante su discurso sobre el estado de la Unión.

 

Envalentonar —y armar— a los perpetradores de abusos contra los derechos humanos

  1. Trump y su gobierno ignoran sistemáticamente los abusos contra los derechos humanos fuera de las fronteras estadounidenses (en algunos casos, alabando a líderes), lo que podría envalentonar a los perpetradores de estos abusos en otras partes del mundo, como Turquía: Mientras Trump dice que quiere una relación “estrecha” con Turquía, defensores y defensoras de los derechos humanos y periodistas reciben amenazas. El defensor de los derechos humanos Tahir Elçi fue asesinado, la abogada de derechos humanos Eren Keskin ha sido enjuiciada más de 100 veces por su trabajo pacífico, y hay 120 periodistas actualmente en detención en espera de juicio. No hay indicios de que el secretario de Estado Rex Tillerson haya pedido justicia, protección o excarcelación, respectivamente, durante su reunión con el presidente Erdoğan de marzo.

 

  1. Y China: Los derechos humanos no estaban en la agenda de la primera reunión de Trump con el presidente chino. Amnistía Internacional entregó al gobierno una lista de presos y presas de conciencia, entre los que figuraba la activista de los derechos de las mujeres Su Changlan, pero no hay indicios de que Trump pidiera al presidente Xi Jinping la libertad de las personas encarceladas sólo por la expresión pacífica de sus opiniones o su identidad. Mientras tanto, los defensores y defensoras de los derechos humanos en China siguen experimentando abusos devastadores, como los abogados y abogadas de derechos humanos sometidos a desaparición forzada y a detención en régimen de incomunicación, expuestos a un elevado riesgo de sufrir tortura.

 

  1. Y Egipto: Trump alabó al presidente egipcio a pesar de la represión a la que somete a la sociedad civil. El gobierno represivo de Egipto ha detenido o encarcelado a miles de ciudadanos y ciudadanas en su campaña de mano dura contra la sociedad civil, y la policía egipcia asaltó la sede de una organización crucial que apoya a las víctimas de la tortura y la cerró sin explicaciones. Aun así, durante una visita de Estado, Trump elogió al presidente Al Sisi por estar haciendo “un trabajo fantástico”.

 

  1. Y Rusia: El secretario de Estado Tillerson no pidió la excarcelación de los presos y presas de conciencia ni de quienes defienden los derechos humanos en Rusia. Más de 1.000 manifestantes pacíficos han sido detenidos solamente en Moscú desde marzo, y los defensores y defensoras de los derechos humanos y grupos de la sociedad civil siguen sufriendo asaltos y otras formas de acoso, como el enjuiciamiento.

 

  1. Y Arabia Saudí: Se hace caso omiso de la despiadada represión a que somete Arabia Saudí a quienes defienden los derechos humanos. Trump sigue persiguiendo una relación bilateral amistosa con Arabia Saudí sin mencionar a defensores y defensoras de los derechos humanos encarcelados como Waleed Abu al Khair, el doctor Mohammed al Qahtani y Abdullah al Hamid, tres de los innumerables defensores actualmente en prisión en ese país.

 

  1. Y Filipinas: La retórica de Trump conocida como “mano dura con la delincuencia” ha alentado al presidente de Filipinas a continuar con sus ejecuciones extrajudiciales de consumidores y traficantes de droga. Según el presidente Duterte, el presidente Trump le dijo que su método de ejecuciones extrajudiciales sistemáticas era “el modo correcto” de abordar las drogas dentro del país.

 

  1. Trump y su gabinete también han abandonado a los defensores y defensoras de los derechos humanos en sus conversaciones con líderes mundiales: El silencio de Estados Unidos sobre los abusos contra los defensores y defensoras de los derechos humanos en Rusia, Egipto, China, Arabia Saudí y otros países es vergonzoso y permite que se sigan cometiendo. Mientras los y las activistas pacíficos sufren intimidación, acoso, prisión, tortura e incluso asesinatos sólo por sus acciones no violentas para defender los derechos humanos, el nuevo gobierno estadounidense se niega a usar su influencia para ayudarlos.

 

  1. Como en México: Trump no expresó su preocupación por los defensores y defensoras indígenas de los derechos humanos en México. Justo tres semanas antes de la reunión de Trump con el presidente Peña Nieto, fue asesinado el líder indígena Juan Ontiveros Ramos. Amnistía Internacional cree que otros miembros de la comunidad raramuri han sido atacados después de informar a las autoridades o de hacer declaraciones sobre motivos de preocupación similares, y que estos miembros de la comunidad están actualmente en peligro.

 

  1. Y Perú: La reunión de Trump con el presidente peruano no abordó los abusos contra los derechos humanos. La campesina Máxima Acuña ha sufrido actos violentos de acoso e intimidación de la policía por negarse a abandonar la tierra en la que vive con su familia. El presidente Trump no planteó su caso ni el de otros defensores y defensoras de los derechos humanos durante su reunión con el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

 

  1. Y Palestina: Los derechos de los defensores y defensoras palestinos de los derechos humanos fueron ignorados durante una reunión con el primer ministro israelí Netanyahu.

 

  1. Además, Trump está armando a los perpetradores de abusos contra los derechos humanos con la venta de armas a Bahréin y a Arabia Saudí: Ambos gobiernos están en una coalición militar que ha violado en reiteradas ocasiones el derecho internacional humanitario en su conflicto armado con el grupo armado huzí en Yemen.

 

  1. Y Nigeria: El gobierno de Trump ha recuperado un acuerdo para vender equipos militares al gobierno de Nigeria a pesar de sus terribles violaciones del derecho internacional, como el bombardeo de un campo para personas internamente desplazadas.

Extensión del conflicto y aumento del número de víctimas civiles en el mundo

  1. El llamamiento de Trump en campaña a “reventarlos a bombazos” se traduce en una expansión de la fuerza militar: Según sus propias palabras, Trump ha concedido “autorización total” a las fuerzas armadas estadounidenses. Los informes sobre víctimas civiles causadas por el vertiginoso aumento del número de ataques sugieren un cambio profundo.

 

  1. Significa que cientos de civiles murieron debido a ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos en Mosul, Irak, en marzo: Civiles iraquíes murieron dentro de sus hogares o en los lugares donde se refugiaron tras atender el consejo de su gobierno de que no abandonaran la ciudad.

 

  1. Y el 17 de marzo, en uno de los ataques más mortíferos de los últimos años, se informó de la muerte de hasta 150 personas cuando la coalición bombardeó por aire el barrio de Yadida (Mosul occidental). Posteriormente, la coalición comunicó que estaba investigando los hechos.

 

  1. En marzo se informó de la muerte en Irak y Siria, por acciones de la coalición liderada por Estados Unidos, de un número de civiles mayor que ningún otro mes: Durante tres meses consecutivos, el número de víctimas civiles debido a los ataques liderados por Estados Unidos del que se ha tenido noticia ha sido mayor que el causado por los ataques aéreos rusos, según Airwars.

 

  1. Y hasta 10 mujeres y menores yemeníes murieron en un ataque estadounidense que Trump presentó como un “éxito”: Una de las víctimas fue una niña de 8 años, hija de Anwar al Awlawki, que murió en un ataque con drones en 2011. Amnistía Internacional escribió al Departamento de Defensa para pedir una investigación exhaustiva.

 

  1. Al mismo tiempo que autoriza la ampliación de los ataques en Somalia y reduce las protecciones destinadas a evitar víctimas civiles: En marzo, Trump otorgó a las fuerzas armadas estadounidenses más autoridad para perseguir a los extremistas vinculados a Al Qaeda en Somalia, según los informes relajando las normas destinadas a prevenir que haya víctimas entre la población civil.

 

  1. Trump amenaza también con la proliferación de la ciberguerra: La retórica incendiaria de Trump sobre la fuerza militar se extiende a los ataques de ciberguerra. En octubre, cuando era candidato, Trump instó a que Estados Unidos desarrolle “cibercontraataques de consecuencias catastróficas”. Se cree que Estados Unidos posee ya el arsenal de ciberarmamento más poderoso del mundo, y de hecho sufre ciberataques de numerosos países. Pero existe el riesgo de que la retórica de Trump acelere una suerte de carrera de ciberarmamento que podría tener consecuencias devastadoras para la seguridad internacional.

 

  1. Y con un aumento del riesgo de una carrera armamentística nuclear: En enero, Trump afirmó a través de Twitter que Estados Unidos debía “reforzar y ampliar su capacidad nuclear”, y al día siguiente intensificó su retórica, diciendo: “Que sea una carrera de armamentos”. Muchos observadores señalaron que estos comentarios del entonces presidente electo aumentaban el riesgo de catástrofe nuclear.

 

  1. Además, la CIA ha retomado los homicidios: Según los informes, Trump ha otorgado a la CIA “nueva autoridad secreta” para llevar a cabo ataques con drones, lo que modifica la política aparentemente reformada del gobierno de Obama. En Pakistán, con el gobierno de Obama, miles de personas murieron en ataques estadounidenses con drones, que en algunos casos podrían ser constitutivos de crímenes de guerra.

 

Reducción de fondos para un mundo en crisis

  1. El gobierno de Trump intenta reducir drásticamente los fondos estadounidenses para las Naciones Unidas: El gobierno intenta reducir radicalmente las contribuciones de Estados Unidos a la ONU, incluidos los programas que se ocupan de las crisis humanitarias y de refugiados. Aunque la petición presupuestaria de Trump fue declarada “papel mojado”, forma parte de una agenda más amplia de “Estados Unidos primero” que señala una resuelta retirada del humanitarismo.

 

  1. Al mismo tiempo que limita el apoyo a las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU: El gobierno de Trump tiene previsto limitar la financiación estadounidense de misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, pasando del orden del 29% al 25%. La ONU y las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU requieren reformas y control, pero esto es distinto de reducir sin más y de modo generalizado el presupuesto de estas operaciones, sin analizar las posibles consecuencias para las personas cuyas vidas dependen de la presencia continua de las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU.

 

  1. Y vacía de contenido la diplomacia al mismo tiempo que aumenta el gasto militar: Trump quiere cercenar el presupuesto del Departamento de Estado, la Agencia para el Desarrollo Internacional estadounidense y otros programas internacionales en un 28%, o 10.900 millones de dólares, al tiempo que aumenta el gasto militar en 54.000 millones el próximo año.

 

  1. El presupuesto propuesto por el presidente dejará en la estacada a los países africanos: Dos años de sequía en gran parte de África han afectado a 38 millones de personas en 17 países. La propuesta de Trump elimina la Fundación Estadounidense para el Desarrollo de África, lo cual significa que decenas de programas de desarrollo gestionados por sus socios africanos se detendrán de la noche a la mañana. En Sudán del Sur, país donde la ONU declaró recientemente la hambruna, esto significaría poner fin a cuatro programas de agricultura sostenible que en conjunto suponen 670.000 dólares.

 

  1. Sus recortes en la financiación de la salud amenazan la atención de la salud de las mujeres en todo el mundo: Los recortes de Trump tendrán efectos devastadores para las mujeres y las niñas al reducir el apoyo al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la agencia de la ONU encargada de proteger la salud sexual y reproductiva y los derechos de las mujeres y de las personas jóvenes. Millones de mujeres y niñas dependen del UNFPA para recibir atención de la salud básica —incluidos suministros para partos seguros y anticonceptivos— y para iniciativas destinadas a poner fin a la mutilación genital femenina y el matrimonio precoz.

 

  1. Mientras tanto, rechaza mecanismos y organismos internacionales: El gobierno de Trump no asistió al periodo de sesiones de marzo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, subrayando de este modo el desprecio general por los derechos humanos en la región y en el mundo.

 

Un gabinete lleno de amenazas para los derechos humanos

  1. Con Jeff Sessions como fiscal general: Como ya se ha dicho, Sessions ha reducido la supervisión de las fuerzas de policía local de la época de Obama y ha autorizado una revisión de cada uno de los 14 decretos de consentimiento activo entre el gobierno federal y los departamentos de policía de las ciudades, lo que subraya el temor de que el Departamento de Justicia preste menos atención a los motivos de preocupación de derechos humanos. Sessions también ha aumentado drásticamente las sanciones por reingreso ilegal en Estados Unidos y ha ordenado a las autoridades que acusen formalmente a las personas inmigrantes indocumentadas de delitos sancionables con penas más elevadas.
  1. Y Rex Tillerson como secretario de Estado: Tillerson ha restado sistemáticamente prioridad a los derechos humanos en las visitas de Estado, transmitiendo de este modo a la comunidad internacional el mensaje de que las consideraciones de derechos humanos no serán ya un factor decisivo en las decisiones sobre política exterior.

 

  1. Y Mike Pompeo como director de la CIA: Durante su desempeño en la Cámara de Representantes, Pompeo declaró que quienes perpetraron los delitos documentados en el “informe sobre tortura” del Senado de 2014 “no [eran] torturadores, [eran] patriotas”, y que los actos de tortura y trato cruel “estaban dentro de la ley”. Sin embargo, después de miles de llamadas telefónicas y correos electrónicos de activistas de AI Estados Unidos y otros, Pompeo reconoció la ilegalidad del simulacro de ahogamiento (waterboarding) y de otras de las llamadas “técnicas de interrogatorio ‘mejoradas’”, y se comprometió a cumplir la ley como director de la CIA.

 

  1. Y Scott Pruitt como director de la Agencia de Protección Ambiental: El nuevo director de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha comenzado a incorporar a la agencia a personas escépticas respecto al cambio climático y a desmantelar la normativa medioambiental. Un medio ambiente limpio y saludable es un derecho humano y es esencial para muchos otros derechos humanos, como el derecho a la vida, al agua, a la alimentación y a la salud. Además, el impacto del cambio climático en estos y otros derechos humanos podría ser catastrófico para la humanidad.

 

  1. Y Betsy DeVos como secretaria de Educación: DeVos ha elogiado los recortes presupuestarios que afectarían a programas extraescolares que proporcionan instrucción adicional y ayuda alimentaria a niños y niñas de bajos ingresos. Estos recortes podrían tener profundas repercusiones para los derechos humanos a la educación y a no sufrir hambre, consagrados en el derecho internacional.

 

Tortura, Guantánamo y justicia por los ataques del 11 de septiembre de 2001

  1. Trump es un presidente que apoya la tortura: En plena campaña electoral, el entonces candidato Trump expresó su apoyo a la tortura en múltiples ocasiones, y se comprometió a recuperar “cosas muchísimo peores” que el simulacro de ahogamiento. A finales de enero, el presidente declaró en la televisión nacional que la tortura “sin duda funciona”.

 

  1. Y ha considerado la posibilidad de recuperar los “lugares negros” de la CIA: Algunos informes habían indicado con anterioridad que el gobierno de Trump estaba considerando una orden ejecutiva con el fin de preparar el terreno para la reapertura de los “lugares negros” de la CIA y la tortura sistémica y en gran escala. Tras las reacciones enérgicas y masivas, entre otros, de Amnistía Internacional Estados Unidos, informaciones más recientes indican que estas disposiciones han sido abandonadas.

 

  1. Mientras, mantiene la detención indefinida de 41 personas en Guantánamo, sin cargos ni juicio con las debidas garantías: El gobierno de Trump no ha demostrado la menor disposición a abordar la crisis de derechos humanos de Guantánamo, donde 41 personas continúan encerradas sin cargos ni juicio con las debidas garantías, potencialmente hasta que mueran.

 

  1. Al mismo tiempo que amenaza con llenarlo de nuevos detenidos: Aunque los informes indican que el gobierno de Trump ha abandonado los planes de introducir una orden ejecutiva que prepare el terreno para el retorno de la tortura, sigue habiendo indicios de que podrían emitirse acciones ejecutivas en el futuro para ampliar Guantánamo y agregar más personas a la población detenida indefinidamente sin cargos ni juicio con las debidas garantías. El entonces candidato Trump ya se comprometió a “llenarlo de gente mala”, una retórica peligrosa que corre el riesgo de hacerse realidad.

 

  1. Y propaga el miedo y la desinformación: El propio Trump ha hecho declaraciones en las que comparte información incorrecta, irrelevante y potencialmente perjudicial acerca de quién está detenido indefinidamente en Guantánamo. En lugar de respaldar la presentación de cargos y la celebración de juicios justos compatibles con las normas de derechos humanos, esta retórica va en detrimento del conocimiento público de un campo de detención ya de por sí hermético.

 

  1. Los familiares de las víctimas del 11 de septiembre de 2001 siguen esperando justicia, más de 15 años después: A pesar de las palabras de respeto y comprensión hacia las víctimas del 11 de septiembre de 2001 y sus familias, el gobierno estadounidense del presidente Trump sigue aplicando políticas fallidas que niegan la verdadera justicia a esas familias. En lugar de poner fin a las comisiones militares de Guantánamo y presentar cargos contra los acusados en un tribunal federal, el gobierno de Trump ha permitido que las comisiones militares sigan adelante, negando la justicia a las víctimas y sus familias.

 

  1. Mientras, los juicios fallidos e injustos en comisiones militares continúan: En lugar de juicios justos en tribunales federales, los acusados continúan haciendo frente a comisiones militares en Guantánamo que, una y otra vez, han resultado incapaces de hacer justicia de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios justos. Los procedimientos siguen estancados en la fase previa al juicio sin que aparentemente se vislumbre el final, 15 años después del 11 de septiembre de 2011.

 

  1. Y el fiscal general Sessions insinúa la posibilidad de nuevas comisiones militares: Sessions ha afirmado que Guantánamo es un “lugar muy bueno” y ha demostrado su apoyo a la ampliación de las fallidas comisiones militares. En la campaña electoral, Trump expresó su disposición a someter incluso a los ciudadanos estadounidenses a las comisiones militares. Amnistía Internacional Estados Unidos ha manifestado su firme oposición a tales propuestas, que por el momento no se han concretado.

 

  1. El Departamento de Justicia de Trump trata de impedir que se sepa la verdad sobre la tortura: El mismo presidente que elogia abiertamente la tortura ha demostrado una absoluta falta de reconocimiento de la obligación de Estados Unidos de proporcionar reparación y rehabilitación a quienes han sufrido tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes a manos del gobierno estadounidense. De hecho, en la demanda privada contra los dos psicólogos que diseñaron el programa de torturas de la CIA, el gobierno de Trump hace valer el privilegio de los secretos de Estado para impedir la publicación de información relativa a personas implicadas en casos de tortura.

 

  1. Al mismo tiempo, quienes autorizaron y llevaron a cabo la tortura continúan sin rendir cuentas, y algunos encuentran nuevas funciones en el gobierno: Quienes fueron responsables del programa de torturas de la CIA no sólo han seguido gozando de impunidad con este gobierno por sus delitos, sino que algunos encuentran nuevos puestos de poder con el presidente Trump. Por ejemplo Gina Haspel, que según informes dirigió un “lugar negro” de la CIA en Tailandia en una época en que los detenidos en ese centro eran sometidos a tortura y desaparición forzada.

 

Derechos de los pueblos indígenas

  1. Trump ha pisoteado los derechos de la población indígena en Standing Rock: El gobierno de Trump concedió permiso para la perforación del oleoducto de Dakota Access bajo el río Misuri al norte de Standing Rock, lo que pone en peligro la fuente de abastecimiento de agua de la población sioux de Standing Rock y otras tribus asentadas río abajo, amenaza con destruir sitios culturales indígenas, y supone una absoluta ignorancia del derecho de los pueblos indígenas a que se obtenga su consentimiento para este tipo de proyectos. Permitir que el oleoducto siga adelante sin una evaluación suficiente de su impacto en las tierras, la cultura y el acceso a agua potable de estas poblaciones constituye una violación de sus derechos y de su soberanía sobre sus tierras.

 

Hostilidad hacia los derechos de las personas LGBT

  1. Trump ha revocado protecciones para estudiantes transgénero: En febrero, el presidente revocó las históricas orientaciones establecidas por Obama que ordenaban a las escuelas públicas que permitan a los y las estudiantes transgénero el uso de los cuartos de baño que se ajusten a la identidad de género de su elección, en lugar de los baños que se “corresponden” con el sexo biológico que les fue asignado al nacer. Para los niños y niñas transgénero, que ya hacen frente a violencia y hostigamiento, el cuarto de baño no es un lugar seguro, y esta revocación les pone en una situación de mayor riesgo de violencia y hostigamiento.

 

  1. Y ha anulado protecciones para las personas LGBT en el lugar de trabajo: El presidente anuló protecciones introducidas durante el periodo de Obama que exigían que las empresas que tengan contratos con el gobierno federal muestren, entre otras cosas, que no discriminan por motivos de orientación sexual o identidad de género.

 

  1. El gobierno ha enviado a un grupo contrario a las personas LGBT a la conferencia de la ONU sobre los derechos de las mujeres: El gobierno de Trump ha señalado además su oposición a los derechos humanos de las personas LGBT al designar a un grupo explícitamente contrario a las personas LGBT, el Centro para la Familia y los Derechos Humanos (C-FAM), como parte de la delegación oficial de Estados Unidos ante la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU. El Centro Jurídico para la Pobreza en el Sur (SPLC) ha catalogado a C-FAM como grupo de odio por su labor internacional contra los derechos de las personas LGBT y su retórica violenta, y su agenda contra las personas LGBT se está introduciendo en el gobierno de Estados Unidos en los más altos niveles.

 

  1. Al mismo tiempo que pone al frente de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos a una persona contraria a las personas LGBT: Roger Severino, que ocupa un cargo influyente, tiene antecedentes de oposición a las protecciones para las personas LGBT.

 

Justicia penal, violencia con armas y actuación policial

  1. La peligrosa retórica de Trump y su fiscal general sobre la justicia penal podría hacerse realidad: La retórica de Trump y de Sessions sobre el “orden público” podría dar lugar a un número de abusos en el sistema de justicia penal aún mayor que el observado durante la presidencia de Obama, con aumento del encarcelamiento masivo, exceso de imposición de condenas, uso de la reclusión prolongada en régimen de aislamiento y renuencia más profunda a resolver casos problemáticos como el de Leonard Peltier, encarcelado desde hace más de 40 años tras un proceso judicial que no cumplió las normas internacionales sobre juicios justos.

 

  1. Trump ha creado nuevas sanciones federales para delitos contra funcionarios encargados de hacer cumplir la ley: En febrero, Trump firmó una orden ejecutiva que pedía nueva legislación que aumente las sanciones federales para los delitos contra funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Las autoridades ya pueden perseguir activamente los delitos contra funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, y no hay antecedentes que indiquen que los funcionarios no estén plenamente protegidos por la legislación vigente. Esta orden no protegerá a nadie; en cambio, alienta la creación de sanciones adicionales que podrían dar lugar a un considerable exceso de procesamientos por delitos como resistencia a la detención.

 

  1. Al mismo tiempo que el Departamento de Justicia de Sessions cuestiona los acuerdos sobre reformas de la policía: Jeff Sessions dio instrucciones para proceder a la revisión de los acuerdos de reforma que vinculan a los departamentos de policía de todo el país, diciendo que es necesario que no obstaculicen los objetivos de Trump de luchar contra la delincuencia violenta y promover la seguridad de los agentes. Estos acuerdos implican a menudo una cooperación estrecha y prolongada en el tiempo entre las comunidades locales y los organismos encargados de hacer cumplir la ley, y se corre el riesgo de que se anulen debido a la interferencia federal.

 

  1. Además, Trump amenazó con enviar a “los federales” a Chicago: Sólo cinco días después de su toma de posesión, el presidente Trump juró recurrir a la “intervención federal” para resolver la epidemia de violencia con armas de fuego si los funcionarios locales no podían controlarla por sus propios medios.

 

  1. Y señaló que anularía una orden anterior contra la militarización del mantenimiento de la ley: En un cuestionario previo a las elecciones de la Orden Fraternal de la Policía, Trump indicó que anularía la orden ejecutiva de Obama que restringía el controvertido programa 1033, mediante el cual el Departamento de Defensa destina los equipos militares excedentes a los departamentos de policía.

 

Intentos de desmantelar los derechos y las libertades reproductivas de las mujeres

  1. Trump ha revocado protecciones para las mujeres en el lugar de trabajo: Trump revocó protecciones federales introducidas durante la presidencia de Obama que garantizaban la igualdad de salarios para las mujeres, procesos justos en relación con el acoso sexual en el lugar de trabajo y protección del permiso parental. Las acciones de Trump dejan a miles de mujeres que trabajan para estas empresas en una situación de vulnerabilidad mucho mayor a un gran número de abusos y anulan protecciones concebidas explícitamente para crear un lugar de trabajo más equitativo para las mujeres.

 

  1. Y también ha restablecido la “regla de la mordaza global”: En su tercer día en el cargo, dos días después de que millones de personas se congregaran en todo el mundo para llevar a cabo marchas de mujeres, Trump promulgó una orden ejecutiva que restablecía y ampliaba la regla de la mordaza global, que prohíbe la ayuda internacional de Estados Unidos a los grupos que imparten educación en sus comunidades sobre el aborto sin riesgos.

 

  1. Es probable que las acciones de Trump también causen un aumento de las tasas de muerte materna en todo el mundo: Las acciones de Trump para detraer fondos del UNFPA harán que las mujeres y las niñas en particular estén menos seguras. El UNFPA apoya a más de 150 países donde las mujeres y las niñas tienen menos acceso a control de la natalidad y a salud reproductiva. La detracción por Trump de más de 32 millones de dólares de este organismo significará un aumento —no una disminución— de las tasas de aborto, especialmente de abortos en condiciones de riesgo. Significa una disminución del acceso de las mujeres al control de la natalidad y de la capacidad para tomar decisiones sobre sus propias vidas, y conlleva un aumento de las tasas de mortalidad materna.

 

  1. Al mismo tiempo que restringe los derechos reproductivos en Estados Unidos: El 13 de abril, el presidente Trump firmó un proyecto de ley que permite que los estados retengan fondos federales a las organizaciones que prestan servicios de aborto, incluida Planned Parenthood. Permitir que los estados recorten esta financiación significará que miles de personas —en particular mujeres y niñas de bajos ingresos— no podrán acceder a atención de la salud básica, como pruebas de detección del cáncer, salud durante el embarazo, control de la natalidad y servicios de aborto sin riesgos.

 

Libertad de expresión

  1. Trump ha sido abiertamente hostil hacia quienes expresan disidencia: El presidente Trump ha adoptado una postura inaceptable contra la disidencia, y ha llegado a insinuar que quienes lo critican deberían ser sancionados o silenciados. La disidencia no violenta es un derecho humano que debe ser respetado, protegido y realizado.

 

  1. Al mismo tiempo que cataloga a los medios de comunicación como “el enemigo”: Los periodistas no sólo tienen derecho a llevar a cabo su trabajo sin ser objeto de hostigamiento, persecución o castigo, sino que su trabajo es fundamental para que existan una sociedad libre, transparencia, verdad y rendición de cuentas. La retórica hiriente e intimidatoria de Trump hacia la prensa parece peligrosamente cercana a la violación de sus derechos.

 

  1. Y cree que su derecho a la libertad de expresión es más importante que el de quienes protestan: Los abogados de Trump sostuvieron este mes que los derechos que confiere al presidente la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos fueron vulnerados por manifestantes que interrumpieron una parada de la campaña en Louisville, Kentucky, en 2016. Los abogados sostuvieron que aunque los manifestantes también tienen derecho, en virtud de la Primera enmienda, a expresar opiniones discrepantes, no tienen ese derecho en el marco de un acto público de campaña. Estos argumentos sientan un preocupante precedente sobre la manera en que el presidente interpreta la libertad de expresión.

 

Reducción de protecciones fundamentales de derechos humanos

  1. Trump está abandonando medidas adoptadas para abordar el cambio climático y su impacto en los derechos humanos: Ha tomado decisiones para poner fin a las medidas gubernamentales destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ha detenido iniciativas para abordar el cambio climático tanto en Estados Unidos como en otros países. Lo que está en juego no es sólo el futuro del medio ambiente global, sino también los derechos humanos de millones de personas en Estados Unidos. Debido a los efectos negativos del cambio climático para los derechos humanos, los Estados deben tomar todas las medidas que estén en su poder para reducir las emisiones de carbono en sus países en el plazo más breve posible.

 

  1. El presidente Trump y el Congreso han estado muy cerca de aprobar la Ley de Atención de la Salud de Estados Unidos: Habría implantado un sistema de atención de la salud incompatible con las normas de derechos humanos y los principios de equidad, lo que habría tenido efectos debilitadores y regresivos sobre la capacidad de las personas para acceder a atención de la salud asequible, oportuna y de calidad.

 

  1. Trump ha revocado normas destinadas a combatir la corrupción: En febrero, Trump firmó la revocación de una disposición bipartidista del proyecto de Ley Dodd-Frank conocida como Enmienda Cardin-Lugar. Esta enmienda exigía que las empresas petroleras y mineras publiquen los pagos que hacen a los gobiernos, y fue saludada como un componente esencial de la lucha contra la corrupción.

 

  1. Y amenaza con relajar la normativa que regula el uso de minerales de zonas de conflicto: El gobierno de Trump pretende revocar una sección del proyecto de ley Dodd-Frank que suele denominarse “regla de los minerales de zonas de conflicto”, y que exige que las empresas informen públicamente acerca de si sus productos contienen determinados minerales cuyo comercio ayuda a alimentar la violencia en África central.

Este informe no es exhaustivo, y las amenazas del gobierno de Trump a los derechos humanos continúan, pero también persiste la determinación de superarlas. Si bien los primeros 100 días de Trump en el cargo muestran hasta qué punto es peligrosa su agenda para los derechos humanos en Estados Unidos y en todo el mundo, es igualmente claro que el activismo, la organización de base y la oposición política pueden cambiar las cosas.

Desde hace 60 años, Amnistía Internacional lucha por un mundo donde todas las personas disfruten de los derechos humanos, y no nos vamos a detener. Únete a nosotros en la lucha para proteger los derechos humanos durante los próximos 100 días y también después.

 

Noticias Relacionadas
logo
Somos un movimiento que te invita a contribuir activamente en la defensa de los derechos humanos para hacer cambios en la vida de las personas.
Súmate