Afganistán: Es preciso investigar y enjuiciar de inmediato una presunta violación perpetrada por talibanes

En respuesta a las noticias aparecidas ayer en la prensa local sobre la terrible violación de una mujer y sus dos hijas menores de edad en la provincia afgana Sari Pul, ocurrida la noche del pasado 28 de febrero, Zaman Sultani, investigador regional de Amnistía Internacional sobre Asia meridional ha declara lo siguiente:
Representational stock photo from Getty Images

Representational stock photo from Getty Images

Los detalles que están saliendo a la luz sobre la violación en grupo de una mujer y sus hijas, perpetrada presuntamente por talibanes, suponen un nuevo y escalofriante descenso en el pésimo historial de violaciones de derechos humanos que presenciamos en el actual Afganistán. Los talibanes, como autoridades de facto, deben condenar los hechos y abrir de inmediato una investigación independiente, transparente e imparcial al respecto. Además, se debe enjuiciar y castigar a los responsables de conformidad con el derecho y las normas internacionales de derechos humanos, en juicios con las debidas garantías en los que no se pueda recurrir a la pena de muerte”.

“Desde que se hicieron con el poder, en agosto de 2021, los talibanes vienen violando los derechos de las mujeres y las niñas y arrasando el sistema de protección y ayuda para las personas que huyen de la violencia, como ha ocurrido con el Ministerio de Asuntos de la Mujer, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, la Ley sobre Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y las fiscalías y los tribunales especializados en casos de violencia contra las mujeres y las niñas.”
“Esta nueva denuncia de un acto de violencia sexual perpetrado por talibanes suscita preocupación y vuelve a poner claramente de manifiesto la necesidad de que las autoridades de facto actúen de inmediato para investigar los abusos y juzgar a los responsables ante tribunales civiles, con las debidas garantías y sin posibilidad de recurrir a la pena de muerte. Al mismo tiempo, es preciso facilitar el acceso de las sobrevivientes de violencia sexual a la justicia, a atención médica y servicios de ayuda y a reparaciones efectivas e íntegras proporcionales al daño sufrido”.
Información complementaria
La presunta violación tuvo lugar la noche del pasado 28 de febrero en la localidad afgana de Khanaqah (distrito de Suzma Qalah, provincia de Sari Pul). Según relata la víctima en un vídeo que ha sido difundido por los medios de comunicación locales, los hechos tuvieron lugar cuando las sobrevivientes se encontraban solas en la casa y, al parecer, dos talibanes entraron por la fuerza en la vivienda a las once de la noche.
Amnistía Internacional había documentado previamente el grave peligro que corren las mujeres en el actual Afganistán en el informe Death in slow motion.