Líbano: El ataque a un bar LGBTI, otra “señal preocupante” del deterioro de la situación de los derechos humanos

Ante el violento ataque perpetrado ayer por Jnoud el Rab, grupo cristiano ultraderechista, contra un bar afín a la comunidad LGBTI en Beirut, la directora regional adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África, Aya Majzoub, ha declarado:
ANWAR AMRO/AFP via Getty Images

ANWAR AMRO/AFP via Getty Images

“El ataque perpetrado anoche contra el bar Madame Om, considerado un espacio seguro para las personas LGBTI, marcó una alarmante escalada de los ataques a esta comunidad tras los preocupantes comentarios emitidos por importantes figuras políticas y religiosas. Las autoridades deben garantizar que los agresores son obligados a responder de sus actos, y demostrar que tales actos no tienen cabida en un país comprometido con la defensa de los derechos humanos.

La Constitución de Líbano garantiza igualdad, libertad de expresión y libertad de reunión a todas las personas, y tales derechos deben respetarse. Lo que sucedió anoche en Madame Om es una señal preocupante del deterioro de la situación de las personas LGBTI en el país.
Las autoridades libanesas deben dejar inmediatamente de crear un entorno propicio para que se perpetúen la discriminación y la violencia contra la comunidad LGBTI. Es primordial que el gobierno garantice la protección de todas las personas frente a la violencia, con independencia de su identidad de género o su orientación sexual.”
Información complementaria
En vídeos del ataque revisados por Amnistía Internacional se ve a los agresores destruyendo mobiliario fuera del bar, golpeando a las personas que intentaban salir de él y amenazando a su propietario con más violencia si continuaba “promoviendo la homosexualidad”. Los agresores, que se identifican como Jnoud el Rab en los vídeos, también corearon insultos homófobos y manifestaron que las personas LGBTI son “satánicas” y no tienen cabida en Líbano.
El propietario del bar contó a Amnistía Internacional que las Fuerzas de Seguridad Interna, cuando se presentaron en el lugar, impidieron que los agresores entraran en el local y ayudaron a algunos clientes a salir de él pero no detuvieron el ataque ni arrestaron a ninguno de los agresores.
En las últimas semanas, importantes figuras políticas y religiosas de Líbano han intensificado su campaña contra la comunidad LGBTI: el jefe de un destacado partido político manifestó que había que matar a las personas LGBTI; el ministro de Cultura intentó prohibir la película Barbie con el argumento de que “contradice la moral y los valores” y solicitó que los medios de comunicación usaran la expresión “perversión sexual” para describir la homosexualidad, y el ministro de Educación prohibió un juego de mesa en los centros escolares porque contenía un arcoíris.