“Más de un millón de años de espera y trabajo de campaña”: Las familias de las personas desaparecidas conmemoran en Beirut el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

Amnesty International/Toufic Rmeiti

Amnesty International/Toufic Rmeiti

Representantes de las familias de víctimas de desaparición forzada en Irak, Líbano, Siria y Yemen se han reunido hoy en Beirut para exigir a sus gobiernos que respeten su derecho a la verdad, la justicia y la reparación, en un evento organizado por Amnistía Internacional en conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

En todo Oriente Medio, autoridades estatales y actores no estatales, como grupos armados de oposición, llevan a cabo secuestros y desapariciones forzadas —en la mayoría de los casos con impunidad— para reprimir la disidencia, reforzar su poder y sembrar el terror en la sociedad.
Si bien la mayoría de los gobiernos de la región aún no han investigado esas desapariciones ni proporcionado cifras exactas de las personas víctimas de desaparición forzada o en paradero desconocido, organizaciones de la sociedad civil y órganos de la ONU han publicado estimaciones del número de casos de secuestro y desaparición en cada país. Si las cifras correspondientes a Irak, Líbano, Siria y Yemen se multiplican por el total de años, calculado por lo bajo, que llevan estas personas en paradero desconocido, se ve que las familias han pasado más de un millón de años —una cantidad de tiempo atroz— esperando respuestas.
“Ante la apatía y la complicidad de sus gobiernos respecto al crimen de desaparición forzada, las familias de las personas desaparecidas en Oriente Medio han tomado la iniciativa, año tras año y a menudo con gran riesgo para su integridad, de reclamar su derecho a saber lo que les ocurrió a sus seres queridos y obtener justicia y reparación”, ha declarado Aya Majzoub, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.
“Hoy rendimos homenaje a su perseverancia y unimos nuestra voz a las suyas para pedir a las autoridades que actúen realmente para investigar estos delitos, hagan rendir cuentas a sus presuntos responsables penales y se aseguren de que no vuelven a cometerse.”
Irak
En Irak, la ONU calcula que desde 1968 han desaparecido entre 250.000 y un millón de personas, lo cual convierte a este país en una de las naciones del mundo con mayor número de desapariciones. En la actualidad, aún hay desapariciones forzadas a manos de las milicias vinculadas al gobierno. Los sucesivos gobiernos iraquíes no han tomado medidas significativas para investigar las desapariciones o hacer rendir cuentas a sus presuntos responsables penales. Widad Shammari, de la organización iraquí Fundación Al Haq por los Derechos Humanos, cuyo hijo está desaparecido desde 2006, ha declarado: “Yo protestaba en solitario hasta que me reuní con muchas más personas que compartían mi misma lucha y formamos una vigorosa coalición que lucha para que se sepa la verdad sobre todas las personas desaparecidas en la región árabe, no sólo en Irak.”
Líbano
En Líbano, según cálculos oficiales, la cifra de personas secuestradas o desaparecidas a consecuencia de la guerra civil de 1975-1990 asciende a 17.415. Cada año, el 13 de abril, aniversario del comienzo de la guerra civil libanesa, los familiares de personas en paradero desconocido y víctimas de desaparición forzada se reúnen y repiten el lema: “Hay que recordar, no repetir”.
Las autoridades libanesas concedieron la amnistía para los crímenes perpetrados durante la guerra civil, pero tras años de campaña, las familias de las personas desaparecidas consiguieron en 2018 que el gobierno reconociera las desapariciones que habían tenido lugar. Además, el gobierno aprobó una ley por la que se creaba la Comisión Nacional sobre Personas en Paradero Desconocido y Víctimas Desaparición Forzada, cuyo mandato es investigar casos individuales, localizar fosas comunes y exhumar sus cadáveres, y habilitar un proceso de localización.
Sin embargo, Wadad Halawani, cuyo marido fue secuestrado en 1982 y que dirige el Comité de Personas Secuestradas y en Paradero Desconocido en Líbano, ha declarado: “Hoy, levantamos nuestras voces para gritar con fuerza. La Comisión Nacional sobre Personas en Paradero Desconocido y Víctimas de Desaparición Forzada ya tiene tres años. Sólo le quedan dos años de mandato. La Comisión estableció una estrategia clara de trabajo, pero no puede seguir adelante sin el apoyo económico y logístico necesario. El gobierno debe proporcionarle inmediatamente todos los recursos que necesita.”
Siria
Desde 2011, las autoridades sirias han sometido a desaparición forzada a decenas de miles de personas de la oposición o consideradas como tales —activistas políticos, manifestantes, defensores de los derechos humanos, periodistas, abogados, médicos y trabajadores de ayuda humanitaria— como parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil que constituye crimen contra la humanidad. Miles de personas también han acabado en paradero desconocido tras ser detenidas por grupos armados de oposición y el llamado Estado Islámico. Dado el papel del gobierno sirio en la organización de la campaña de desapariciones forzadas, la impunidad de estos crímenes ha sido total en Siria, Y por tanto las familias han recurrido a mecanismos de justicia internacional.
En una trascendental victoria para las familias, el 29 de junio de 2023 la Asamblea General de la ONU aprobó la creación de una institución internacional dedicada a arrojar luz sobre el paradero y la suerte corrida por las personas en paradero desconocido y víctimas de desaparición forzada desde el inicio del conflicto armado en Siria.
Fadwa Mahmoud, de Familias por la Libertad, cuyo esposo e hijo fueron víctimas de desaparición forzada en Siria en 2012, ha dicho: “En 2011 teníamos grandes sueños, pero pagamos un precio muy alto. Mi esposo y mi hijo están desaparecidos desde septiembre de 2012 […] Enfrentándonos al miedo, levantamos la voz hasta que el asunto llegó a las Naciones Unidas […] esto [la institución] es producto de nuestro esfuerzo como familias de las personas detenidas […] y ésa es su fuerza. Exigimos desempeñar un papel decisivo en la institución.”
Yemen
En Yemen, las organizaciones de derechos humanos han documentado 1.547 casos de personas víctimas de desaparición forzada y en paradero desconocido desde 2015. Todas las partes en el conflicto, incluidas las autoridades huzíes de facto y las fuerzas gubernamentales reconocidas internacionalmente, siguen cometiendo estos crímenes con impunidad en un momento en el que la atención del mundo se dirige hacia otro lado. Desde que el Consejo de Derechos Humanos votó en 2021 poner fin al mandato del Grupo de Eminentes Expertos, tras intensas presiones de Arabia Saudí, se han detenido los esfuerzos para hacer rendir cuentas en juicios justos a todas las personas sospechosas de responsabilidad penal y hacer efectivo el derecho de las víctimas a una reparación.
La Asociación de Madres de Víctimas de Secuestro ha señalado: “Nos hostigaron, nos amenazaron y nos golpearon en las manifestaciones, pero no nos rendimos y estamos decididas a conseguir avances a cada paso que damos. No somos sólo las madres de nuestros familiares desaparecidos, nos consideramos madres de cada persona víctima de desaparición de la región, y continuaremos luchando para que se conozca la verdad en todos los casos.