La FIFA recibe carta abierta con un millón de firmas que reclama justicia para las personas sometidas a abusos que trabajaron en la Copa Mundial

© Amnesty International

© Amnesty International

Se ha entregado a la FIFA una carta respaldada por más de un millón de firmas —y camisetas de fútbol diseñadas a medida— que reclaman que indemnice a los trabajadores migrantes que fueron objeto de terribles abusos contra los derechos humanos durante la preparación de la Copa Mundial de fútbol 2022 en Qatar.

Los artículos fueron entregados a la FIFA con motivo de la conferencia anual de la organización que se celebrará el 16 de marzo en Ruanda, donde parte de su propia membresía la presionará para que repare estos terribles abusos. El millón de firmas fue recogido por Avaaz y Amnistía Internacional en 190 países.
Esta reunión ofrece otra oportunidad para que la FIFA repare el daño y establezca un plan y un calendario firmes para indemnizar de forma directa y rápida a los trabajadores y a sus familias, que sufrieron terribles abusos contra los derechos humanos para que se celebrase una Copa Mundial levantada sobre su sacrificio”, declaró Steve Cockburn, director de Justicia Económica y Social de Amnistía Internacional.
“Los trabajadores fueron objeto de terribles abusos para contribuir a que se llevara a cabo una Copa Mundial que proporcionó miles de millones de dólares a la FIFA sobre la base de un coste humano de familias endeudadas y muertes. Nada puede sustituir la pérdida de un ser querido, pero no hay duda de que la FIFA tiene los recursos para contribuir a reparar estas injusticias y proporcionar un apoyo que cambie la vida de estas personas y de sus familias.”
Bieta Andemariam, directora jurídica de Avaaz en Estados Unidos, dijo: “Nuestra carta cuenta con el respaldo de más de un millón de firmas de más de 190 países. La opinión pública mundial ha reconocido la grave injusticia cometida contra los trabajadores y se ha unido para reclamar que la FIFA dedique una fracción de los miles de millones de dólares recaudados gracias al sudor, la sangre y la vida de cientos de miles de estas víctimas, y dé a sus familias simplemente lo que les debe.”
Las camisetas especialmente diseñadas que se entregaron en el museo oficial de la FIFA en Zurich (Suiza) reproducen la ropa de trabajo azul y los chalecos amarillos que llevaban muchos de los trabajadores migrantes que sufrieron abusos en la construcción de los estadios y de la infraestructura, y proporcionaron servicios.
“Con la entrega de las camisetas de fútbol en el museo de la FIFA en Zurich, reclamamos que la organización reconozca el sacrificio de los trabajadores migrantes, y que se atiendan sus peticiones de indemnización pendientes”, dijo Steve Cockburn.
La víspera del torneo, en noviembre de 2022, la FIFA se comprometió a establecer un fondo de legado, pero no prometió usarlo para prestar apoyo directo a los trabajadores. Hasta la fecha, la Federación no ha facilitado más detalles sobre cómo gestionará el fondo.
La carta, dirigida a Gianni Infantino, presidente de la FIFA, pide a éste que use el fondo de legado para indemnizar a los trabajadores objeto de abusos o a sus familias directamente, y que trabaje con Qatar para garantizar que tienen acceso a su propio plan de compensación los trabajadores que se han marchado del país, así como las familias de los fallecidos.
La Federación Noruega de Fútbol, con el respaldo de varias asociaciones nacionales más, ha propuesto un debate en la reunión anual y que la FIFA garantice “el pleno cumplimiento de sus compromisos en materia de derechos humanos, incluida una reparación” y ha pedido a la Federación que “evalúe si ha cumplido su responsabilidad de remediar en relación con la Copa Mundial 2022, lo que incluye una investigación sobre las muertes y lesiones relacionadas con el torneo”.
“Ha llegado el momento de que la FIFA haga frente como es debido a sus responsabilidades en lugar de pasar la pelota a Qatar. Ya es hora de que los dirigentes del fútbol hagan una promesa clara a los trabajadores maltratados”, concluyó Steve Cockburn.
Información complementaria
Después de que la FIFA concediera la celebración de la Copa Mundial 2022 a Qatar en 2010, cientos de miles de trabajadores migrantes pagaron comisiones ilegales para ser contratados, sufrieron la retención de sus salarios e incluso perdieron la vida mientras trabajaban para que se llevara a cabo el torneo. En los últimos años, Qatar ha introducido una serie de reformas laborales encaminadas a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras, pero, debido a su falta de aplicación, los abusos persisten de forma significativa.En 2018, Qatar creó un fondo de indemnización para los trabajadores y trabajadoras que pudieran obtener una resolución judicial que demostrara que se les debían salarios impagados, pero el acceso a este procedimiento sigue siendo casi imposible para la inmensa mayoría de trabajadores que ya se han marchado del país o para las familias que han perdido a un ser querido.
La falta de investigaciones sobre las causas de las muertes de trabajadores conlleva que nunca se conocerá el verdadero impacto del calor extremo y las extenuantes condiciones laborales de Qatar, pero hay estudios que muestran que es probable que hayan fallecido por causas laborales desde 2010, como mínimo, muchos cientos de trabajadores, tanto en proyectos relacionados con la Copa Mundial como en otros.

Desde mayo de 2022, una coalición de organizaciones lleva a cabo una campaña para garantizar una indemnización y una reparación para los trabajadores objeto de abusos. El llamamiento cuenta con el apoyo de más de una docena de federaciones de fútbol y de cuatro patrocinadores de la Copa Mundial de la FIFA, mientras una encuesta de opinión en 15 países mostró que el 84% de la opinión pública que quería ver la Copa Mundial 2022 apoyaba la propuesta.
En diciembre de 2022, Gianni Infantino anunció que la FIFA había ingresado más de 7.500 millones de dólares estadounidenses del “ciclo de la Copa Mundial 2022”, alrededor de 1.000 millones más de lo previsto.